Economía

Más presión para los hosteleros: deben pagar 600 euros a la SGAE en 2021 por el canon audiovisual

  • UPTA reclama al Ministerio de Cultura una ayuda de 55 millones de euros
  • Piden medidas de alivio para los sectores más afectados por la crisis
Establecimiento hostelero. Fuente: EP.
Madrid

La restauración y la hostelería siguen sufriendo los coletazos de la pandemia, aun iniciado el proceso de vacunación en España. Y aunque el Gobierno ha desplegado en el último año ayudas para el colectivo -las últimas en el paquete de 11.000 millones, de los cuales 7.000 millones son ayudas directas para el colectivo-, aún quedan sectores afectados que no han podido acceder a las ayudas. "La pequeña hostelería de nuestro país está en una situación límite. No es razonable que este colectivo que está trabajando con aforos limitados, restricciones de horarios, cierres perimetrales, tenga que hacer frente a uno de los gastos fijos más injustos, que incluso en muchas ocasiones termina en procedimientos judiciales", señala la asociación representante del trabajo autónomo acerca del conocido como canon audiovisual que abonan estos establecimientos a las sociedades de protección de la gestión de autores, SGAE-AGDI-AIE.

"Desde UPTA queremos recalcar que no queremos vulnerar la protección de los autores y de su derecho a percibir lo correspondiente económicamente por su creación. Pero aliviar la situación económica de miles de autónomos de los sectores afectados, en una situación de crisis sin precedentes, es vital para la supervivencia de la mayor industria de nuestro país", señalan a cerca de la controversia de la situación que se vive en este momento. Cabe recordar que son más de 400 autónomos los que colaboran con SGAE-AGDI-AIE como cobradores de estos canon a hosteleros, restaurantes y establecimientos de ocio, y que sus ingresos se restringen a las comisiones que reciben de la generación de estos contratos. Por lo que ante la situación que vive la principal actividad fuente de ingresos de estos colectivos de cierres y restricciones, los rendimientos de estos autónomos se han visto reducidos al mínimo.

Los cálculos son sencillos, un pequeño establecimiento de hostelería que proyecta imágenes televisivas o música a través de dispositivos sonoros, con una superficie media de 100 metros cuadrados, destina de media 600 euros anuales al pago del canon de autores. Esta cantidad económica, además es más elevada cuando para poder asentar la terraza del establecimiento necesitan ocupar la vía pública, siendo este un elemento de facturación directo.

"Dese luego, si como se dice en todos los estamentos oficiales y sociales, la hostelería es un sector que tenemos que proteger por todos los medios, este asunto, que no es menor, debería resolverse de forma urgente, puesto que supone un auténtico lastre monetario en la actual situación económica", reclaman desde la organización de autónomos.

Sufragar el coste en 2021

Eduardo Abad, presidente de UPTA, apunta que "desde nuestra organización, haremos una propuesta al Ministerio de Cultura para que establezca urgentemente una ayuda directa a la que puedan acceder los establecimientos que estén en una situación de pérdida de facturación superior al 30%, para que puedan acogerse a un pago devengado por el propio Ministerio por las cantidades económicas correspondientes al canon de autores, y con ello aliviar su debilitada situación económica".

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Las vacunas del Covid-19 que tras un gran esfuerzo de los mejores laboratorios mundiales llegan a la calle están protegidas por una patente, que suele durar 15 años, a partir de los cuales cualquier laboratorio las puede producir sin problemas, ya que son de dominio público. Sin embargo, los derechos de autor que defiende la SGAE-AGDI-AIE abarcan hasta noventa años después del fallecimiento de su autor. Esta normativa decimonónica está claramente desfasada de la actualidad, y los derechos de protección intelectual deberían ceñirse a la protección como si de una patente más se tratara, es decir, 15 años a partir de su lanzamiento o registro, el resto es un claro abuso a los usuarios de música o de contenidos audiovisuales. Por tanto, es urgente la reforma del canon que cobra la SGAE-AGDI-AIE. Es un claro abuso, cuando no un robo. Por tanto, hay que actualizar esa legislación completamente desfasada, en beneficio del turismo y de sus usuarios. ahora es un buen momento para hacerlo.

Puntuación 3
#1
Otro atraco para mantener el chuiringuito
A Favor
En Contra

Otro atraco mas a la hosteleria para mantener otro chiringuito ..

Puntuación 3
#2