Economía

Cuerva califica de 'trágala' la negociación con el Gobierno

  • El presidente de Cepyme ha sido reelegido en su cargo por la Asamblea General
Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme. Archivo eE.

Gerardo Cuerva fue reelegido este martes como presidente de Cepyme en una Asamblea General de la Confederación de pymes con algunos invitados presenciales y la mayoría de los miembros de forma virtual. Tras dos años en el cargo de forma interina, en el que sustituyó a Antonio Garamendi cuando se fue a presidir la CEOE, en esta ocasión se hace con la presidencia tras una votación. La de Cuerva ha sido la única candidatura en liza.

Durante su discurso, Cuerva reflexionó sobre el papel que ha tenido durante este año duro de pandemia y las numerosas negociaciones que ha mantenido con el Gobierno en diversas materias. Y se preguntó qué pensarán todos esos pequeños y medianos empresarios que han tenido que cerrar sus negocios durante estos últimos doce meses. "Se preguntan si desde las organizaciones empresariales pudimos hacer algo más por él".

El recién elegido presidente de Cepyme criticó que los empresarios se han visto "enfrentados a dos planteamientos perniciosos" en la negociación con el Gobierno y se ha aceptado "un mal menor" y lamentó que la posición ha sido de "trágala", pero que "no era jamás un cheque en blanco al Ejecutivo".

El máximo responsable de Cepyme afirmó que "sometidos a una disyuntiva, enfrentados a dos planteamientos perniciosos para la empresa, hemos acabado -no sin un profundo, sano, debate interno en las organizaciones- por aceptar un mal menor".

En esta línea, señaló que "era obvio que, desde nuestra parte de la mesa, y en una clara situación de trágala, el resultado de las negociaciones no era jamás un cheque en blanco al Ejecutivo, sino un intento de mantener a la empresa en el centro del tablero", pero se preguntó si el Gobierno "nos citaba cada vez poco más que para participar en un juego de regateo".

"Una subida del SMI del 5,5% es mejor que una del 10%"

Desveló sus dudas sobre si la posición empresarial en la mesa estaba consiguiendo "convencer al Gobierno" de que apoye a la empresa y no legisle "contra ella" o de que con una normativa "más flexible" y una fiscalidad "menos confiscatoria" se generará empleo.

"Es obvio que una subida del SMI del 5,5% es mejor que una del 10%", afirmó Cuerva, quien acto seguido se preguntó si es eso "a lo máximo que podemos aspirar los interlocutores sociales" en el diálogo social.

Aseveró no estar dispuesto a "cargar a la empresa con decisiones que son objetivamente malas, sin lograr cambiar esa corriente que demoniza a los empresarios de este país". Y aseguró que actuará con "determinación" y que su objetivo es "hacer un nuevo camino para Cepyme" que permita "servir" a las empresas y al país, "lealmente de la mano de CEOE".

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Marisa
A Favor
En Contra

Manifestaciones poco claras. Ambiguedades sin concrección. Hay que ser más clarito.

Puntuación 1
#1