Economía

Amazon cambia su 'bigote' para que nadie lo confunda con Hitler

  • Amazon reacciona frente a la compaña en internet por su logo parecido a Hitler
  • La última polémica de la empresa de Jeff Bezos
Jeff Bezos. Fuente: Getty.
Madridicon-related

Amazon se ha convertido en el centro de la diana mediática por un inocente cambio en el logotipo. Si de algo puede presumir la empresa de Jeff Bezos es de firmeza, pero en esta ocasión el rediseño de la imagen corporativa en la aplicación para móviles propinó un escabroso disgusto para el gigante del comercio electrónico. Por lo pronto, la corporación norteamericana dejó atrás el carrito que acompañaba hasta ahora a la marca y dio paso a un restyling con ligeros detalles: en una caja de cartón se mantenía la flecha tradicional de Amazon que imita una sonrisa e incorporó un trozo de cinta de embalaje en el color azul corporativo. Sin embargo, este logo debutante en 2021 trastocó indirectamente la estabilidad de Amazon por la polémica similitud con uno de los bigotes más ominosos de la historia de la humanidad, el de Adolf Hitler.

Llegan los problemas para Amazon. A finales de enero, cuando la marca desveló la nueva identidad corporativa, los usuarios de Twitter dieron rienda suelta a su ingenio, con bromas que emparejaban el diseño de Amazon como el icono más descargado en la búsqueda de la palabra Reich.

La reacción de Amazon fue contundente. La compañía norteamericana retocó de manera sencilla el logo de tal manera que la cinta de embalaje dentada dejara de parecerse al bigote del dictador y sustituyó otra cinta con una doblez en su parte derecha. El parecido se disipa, pero aun así algunos usuarios siguieron con las bromas en Twitter al comentar que "habían cambiado la imagen corporativa a un logo menos parecido a Hitler". Otros optaban por aconsejar a Amazon y comentaban: "Que alguien le diga a Amazon que ese pequeño mostacho es un gran por ahí, no...". Usando la hemeroteca, para ahondar en la curiosa relación, hace tan solo un año Amazon decidió cambiar la política de ventas que ha llevado desde finales de los años noventa y optó por no vender más copias de Mi lucha, el libro que Adolf Hitler publicó en 1925.

La compañía argumentó un cambio de logo como una nueva forma de "explorar" a sus clientes y transmitir unos valores que se expresan una vez finaliza el servicio en casa. "Diseñamos el icono para generar expectación, entusiasmo y alegría cuando los clientes comienzan su viaje de compras en su teléfono, tal como lo hacen cuando ven nuestras cajas en su puerta", comentaron desde Amazon.

Un leve retoque en el aspecto siempre sorprende a los clientes. En el caso de Amazon no fue una respuesta intuitiva ante una amenaza de crisis, sino una simple actualización de imagen. La compañía de Bezos padeció cómo la estrecha similitud de su nuevo logo con el bigote de Hitler, con las connotaciones que esto conlleva, provocó, ahora sí, una crisis.

Los usuarios de diversas redes sociales y foros de Internet se pueden apuntar un mini punto a su favor

Conocemos las redes y sabemos de la curiosa capacidad del ser humano inmerso en un contexto digital en el que percibimos varias realidades. Los usuarios de diversas redes sociales y foros de Internet se pueden apuntar un mini punto a su favor.

Desde la sede en Seattle no llegaron a reparar que al dejar atrás el histórico carrito símbolo de la empresa y abrazar una inofensiva caja feliz y embalada iban a encontrar unos valores e imagen de marca totalmente opuestos.

El paso lateral de Jeff Bezos

No estaba en los planes de Jeff Bezos ni de su compañía Amazon tener que hacer frente a esta polémica. Sin embargo, para sorpresa del mundo empresarial, el magnate sí tenía un plan que no tiene nada que ver con el logo. Bezos anunció al mundo el pasado 2 de febrero que dejará de ser el consejero delegado de Amazon, aunque seguirá como presidente ejecutivo de la firma.

Bezos apartará una carrera de más de 25 años. El magnate comenzó su trabajo en Amazon desde un garaje con el desarrollo de Internet con un concepto de librería online. Para 1997 ya era una marca reconocida a nivel mundial. En la pasada década, Amazon le convirtió en el hombre más rico del planeta y Bezos engrosó su marca hasta los 188.800 millones de dólares.

La reciente campaña en redes no ha sido la única polémica de Amazon. Bruselas y Estados Unidos andan pendientes de la compañía de Bezos. La Comisión Europea tiene abiertas dos investigaciones por la forma en que Amazon usa los datos de los millones de minoristas que venden en su plataforma. David Cicilline, presidente de la subcomisión antimonopolio de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes estadounidense, señaló el monopolio del que gozan las empresas tecnológicas como Amazon.

En este caso, la compañía de Bezos supo interpretar el movimiento de las redes sociales y foros con una sutil reacción que reafirmó su idea de la nueva imagen corporativa y los valores que representa, suprimiendo cualquier connotación política negativa que afecte al devenir de la empresa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud