Economía

Biden avanza su agenda económica a golpe de decreto bajo el acecho del juicio político a Trump

Nueva York

En su segundo día completo en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, continuó rubricando órdenes ejecutivas, en esta ocasión para asegurar algunas iniciativas de su agenda económica.

El acelerado avance se produce en un momento en que el apoyo bipartidista a su plan de estímulo de 1,9 billones de dólares continúa sin materializarse y el juicio político contra su predecesor, Donald Trump, amenaza con entorpecer su decisiones más inmediatas.

El líder del Senado, el demócrata Chuck Schumer, informó el viernes que la Cámara de Representantes enviará el artículo de impeachment contra Trump, donde se le acusa de "incitar a la insurrección" tras el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, a la Cámara Alta este lunes. Un evento que pondrá en marcha la maquinaria para un juicio en el que se podría prohibir al republicano volver a ocupar un cargo público de acabar siendo condenado.

Este proceso, que el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, quería haber retrasado unos días para dar tiempo suficiente a Trump para preparar su defensa, también complica tanto las confirmaciones del gabinete de Biden como las negociaciones de su Plan de Rescate Americano.

Para evitar la disfunción del Ejecutivo, la Cámara Alta aprobó el viernes con 93 votos a favor y dos en contra a Lloyd Austin como secretario de Defensa, el primer afroamericano en liderar el Pentágono. Al mismo tiempo, Janet Yellen, nominada a secretaria del Tesoro, fue avalada con 26 votos a favor y ninguno en contra por el Comité Financiero del Senado y al cierre de esta edición se esperaba que fuera confirmada por el pleno de dicha Cámara antes de que terminara la jornada.

A lo largo del viernes, Biden aprovechó para activar dos decretos que ofrecerán múltiples herramientas para avanzar su hoja de ruta económica mientras intenta impulsar su estímulo en el Capitolio.

Entre las medidas se incluyó una petición al Departamento de Agricultura para que permita a los estados ampliar su acceso a los beneficios del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, dado que el país enfrenta a una crisis alimentaria no vista en décadas.

Al mismo tiempo, Biden instó al Departamento del Tesoro a adoptar medidas para entregar de manera más eficiente los pagos directos aprobados por el Congreso. Es importante recordar que hasta 8 millones de personas no recibieron el primer cheque de estímulo de 1,200 dólares aprobado en marzo.

Por otro lado, el presidente pidió al Departamento de Trabajo que establezca reglas que aclaren que los trabajadores tienen derecho a rechazar trabajos que pongan en riesgo su salud durante la pandemia, sin perder su derecho a opta a subsidios por desempleo. También ordenó a su Administración que prepare una orden ejecutiva, que pretende firmar en sus primeros 100 días en el cargo, que requiera que los contratistas federales ofrezcan un salario mínimo de 15 dólares por hora y bajas remuneradas.

Biden revocó los decretos de Trump que dificultaban el poder de negociación colectiva de los trabajadores y se deshizo de una norma que limitaba las protecciones laborales de los funcionarios públicos. Paralelamente hizo un llamamiento a las agencias para que revisen qué trabajadores federales ganan menos de 15 dólares por hora.

El director del Consejo Económico Nacional (NEC, por sus siglas en inglés), Brian Deese, adelantó en rueda de prensa que la Administración Biden defenderá la necesidad de un mayor estímulo económico con un grupo de senadores este domingo. Deese también indicó que si se aprobase el paquete de 1,9 billones de dólares se podrían crear hasta 7,5 millones de empleos este año y regresar al pleno empleo un año antes de lo previsto. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin