Economía

¿Cómo pagar menos impuestos en la Declaración de la Renta? 10 consejos a llevar a cabo para finalizar 2020

  • Siempre hay que echar un ojo a las nuevas o recurrentes deducciones autonómicas
  • La situación familiar y laboral puede suponer una importante rebaja fiscal
  • Las viviendas y alquileres también tienen factores a tener en cuenta
Foto: Europa Press.

Ya de lleno en el último mes del año, muchos de los bolsillos empiezan a visualizar la próxima Declaración de la Renta que se abrirá en la primavera de 2021. Para entonces, la mayoría de españoles tendrá que pasar por la Agencia Tributaria y rendir cuentas con lo que ha sido un atípico 2020 que ha mermado todos los bolsillos. Por ello, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) proponen diez consejos a tener en cuenta antes del 31 de diciembre para que en la próxima declaración haya menos impuestos que pagar.

A falta de los últimos días para que se cierren los ejercicios de 2020 de todas las personas físicas, la OCU ha querido recordar que siempre es conveniente atender a todas las deducciones o 'trucos' fiscales para sacar el mayor provecho posible en la Declaración de la Renta. Diez consejos, siempre dentro de la legalidad, que permiten recortar las cuentas con el fisco.

Deducciones autonómicas

Cada CC.AA. tiene sus respectivos descuentos a la hora de pasar por la Agencia Tributaria. Deducciones que, en algunos casos cambian según el año, pero que en la mayoría de regiones se mantienen inalterables durante largos periodos. 

Por ello, la OCU recomienda estar atento siempre a las rebajas que se tiene derecho y que van ligadas a los pagos en guardería de los hijos, transporte público, gastos educativos, alquiler de viviendas, instalación de depósitos de ahorro de agua o energía... Consulte aquí todas las deducción según la comunidad autónoma.

Cambios en la familia

El nacimiento de un hijo siempre modifica todas las cuentas de un núcleo familiar, pero también lo supone un matrimonio, divorcio o una discapacidad. Por eso es recomendable tener al tanto de la situación al empleador y poder ajustar el IRPF según las circunstancias familiares que surjan.

Salario en especie

Uno de los ingresos que están exentos de de pagar el IRPF son los salarios en especie. Es decir, todo aquello que suponga cheques restaurante, seguros de salud para el trabajador, vales en transporte... no tienen por qué pagar impuestos a la hora de realizar la Declaración de la Renta. Por ello, es conveniente que si la empresa lo ofrece se miren todas sus ventajas fiscales.

Gastos como profesional

Otros de los ahorros vinculados al trabajo son todos aquellos gastos que suponen cuotas sindicales, colegios profesional o pleitos laborables donde hay pagos a abogados. Estos desembolsos son deducibles en la Renta y por lo tanto, se paga menos por ellos.

Donativos

Destinar dinero a ONGs, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro también reduce los impuestos. Además, si es un acto rutinario desde hace varios años su rebaja fiscal será mucho mayor. Con estas donaciones se puede deducir hasta un 80% en los primeros 150 euros y un 40% en las siguientes cantidades.

Amortización de hipoteca

Otra de las deducciones habituales llega por la compra de una vivienda. En ese caso, es conveniente amortizar hipoteca antes de llegar al 31 de diciembre y así disfrutar de hasta un 15% de rebaja en un máximo de 9.040 euros por persona.

Vender la casa, mejor a los 65 años

A partir de los 65 años son muchas las ventajas fiscales que se obtienen y entre ellas destaca la venta de una vivienda. Esta ganancia está libre de impuesto a partir de esta edad por lo que la OCU recomienda esperarse a tener 65 años si se está pensando en traspasar la residencia.

Plan de pensiones

Aunque hay que tener en cuenta, primero, que el plan de pensiones debe ser rentable y no contribuir a demasiados gastos, las aportaciones de hasta 8.000 euros también son deducibles en el IRPF.

Arrendadores

Otra de las deducciones más comunes es aquella que involucra a los propietarios de bienes inmuebles en alquiler. Los gastos que afectan al IBI, seguros, comunidad, agencias... suponen un ahorro en la Renta como también aquellos que sirven para reparación y conservación del inmueble o los intereses de préstamos para su compra.

Inversiones

Por último, de cara a los inversores la OCU recuerda que las ganancias compensan las pérdidas, y viceversa. Por eso, si hay bienes que vender se debe actuar en consecuencia y mirar por la mejor opción de cara a los impuestos a pagar en el próximo año.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin