Economía

¿En qué comunidades se registran los sueldos más altos de España?

  • País Vasco, Madrid y Navarra se situaron a la cabeza en 2018
  • Extremadura, Canarias y Murcia, la otra 'cara de la moneda'
  • El salario bruto medio fue de 24.009 euros por trabajador

La disparidad salarial entre territorios no es nueva en España, pero... ¿en qué regiones se gana más y en cuáles menos? Los salarios medios más elevados corresponden a País Vasco (28.470,94 euros brutos anuales por trabajador), Madrid (27.010,93 euros) y de Navarra (26.364,75 euros), según la 'Encuesta de Estructural Salarial' del Instituto Nacional de Estadística (INE), con datos correspondientes al ejercicio 2018.

Junto a las tres comunidades citadas, Cataluña y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla también presentaron unas ganancias medias anuales superiores a la media nacional, 24.009 euros por trabajador. En el otro extremo de la tabla se encuentran Extremadura (19.947,80 euros), Canarias (20.763,48 euros) y Murcia (21.510,59 euros).

El estudio también refleja que el sueldo anual más habitual en España fue de 18.468,9 euros en 2018, cifra que mejora en casi 970 euros, un 5,6%, el de 2017 y que supera en casi 2.000 euros el registrado cada año del periodo 2013-2016.

Pese a este incremento, el salario más frecuente fue un 23% inferior al salario medio registrado en 2018. En concreto, el salario medio bruto anual por trabajador subió un 1,5% en 2018, hasta situarse en 24.009,1 euros, la cifra más elevada al menos desde 2008.

El INE explica esta diferencia entre el salario medio y el más habitual en que hay pocos trabajadores con salarios muy altos, pero que influyen notablemente en el salario medio. El organismo hace, pues, una división entre los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior para obtener el salario mediano, que en 2018 se situó en 20.078,4 euros.

Brecha de género

En lo relativo a brecha de género, las diferencias salariales entre hombres y mujeres se han reducido ligeramente respecto a la anterior encuesta, dado que los salarios de las mujeres crecieron a mayor ritmo (2%) que los de los varones (1,3%). Así, la ganancia media anual de los hombres fue de 26.738 euros al año, mientras que la de las mujeres supuso el 78,6% de esta cuantía, con 21.011,89 euros, un 21,4% menos que la de los hombres. En 2017, la brecha entre ambos sexos era del 21,9%.

Esta diferencia salarial se reduce si se consideran situaciones similares (tipo de contrato, jornada, ocupación). De este modo, teniendo en cuenta la definición comunitaria de brecha salarial, que utiliza la ganancia ordinaria por hora trabajada como base de la comparación, la diferencia salarial entre mujeres y hombres es del 11,3%, frente al 14% existente en 2014 y el 15,3% de 2010.

El número de mujeres que ganaron menos de 16.000 euros en 2018 fue mayor que el de hombres. A partir de esta cifra, el número de mujeres que percibió cada nivel salarial fue siempre inferior al de los hombres con ese mismo salario.

Por sectores económicos

La actividades económicas con mayor remuneración anual en 2018 fueron el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (51.237 euros), actividades financieras y de seguros (45.034 euros), industrias extractivas (33.990 euros), información y comunicaciones (33.117 euros) y Administración Pública (29.824 euros).

En cambio, los asalariados de hostelería (14.345 euros), otros servicios (16.374 euros) y actividades administrativas y servicios auxiliares (17.176 euros) obtuvieron las remuneraciones más bajas.

El salario medio aumentó en todas las secciones de actividad en 2018, menos en información y comunicaciones, donde bajó un 1,6%; suministro de energía (-1,5%); hostelería (-1,3%) y actividades inmobiliarias (-0,2%). Por contra, los mayores aumentos correspondieron a actividades artísticas y de entretenimiento (+4,6%) e industrias extractivas (+4,4%).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.