Economía

La Seguridad Social flexibiliza la incorporación de los trabajadores por Erte al diferenciar entre centros de trabajo de una misma empresa

  • Los centros cerrados podrán seguir en Erte total y los que hayan abierto pasar a parcial
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.

Las empresas empezaban a ponerse nerviosas, pues no han sabido hasta el pasado viernes 5 de junio cómo debían aplicar la exoneración de las cuotas de los trabajadores que iban saliendo del Erte para incorporarse a sus puestos de trabajo. Y eso, a pesar de que el RDL que aprueba los nuevos Ertes de fuerza mayor de carácter parcial se aprobó el pasado 12 de mayo casi una mes atrás.

Tal ha sido la confusión entre los responsables de aplicar dicha norma y la avalancha de aclaraciones solicitadas a la Seguridad Social, que esta ha tenido que realizar cuatro "ampliaciones de información" para aclarar este aspecto del RDL del 18/2020, la última el pasado viernes.

Y no ha sido hasta su publicación este viernes, que la Seguridad Social ha dado a conocer el formato de la declaración responsable que las empresas deben presentar ante la Seguridad Social para comunicar si siguen en Erte de fuerza mayor parcial (con trabajadores ya reincorporados) o total (con la plantilla todavía hibernada). De hecho, en la última "ampliación" se explicita que tras "su publicación" se podrán presentar las declaraciones responsables.

Por centros de trabajo

Una de las medidas que se ha conseguido arrancar a la Seguridad Social es que la incorporación de los trabajadores no se contabilice para el conjunto de una empresa, sino para cada uno de los posibles centros de trabajo que tenga. Una diferenciación que puede ahorrar muchos euros a las sociedades con varios centros de actividad.

El Gobierno ha establecido tres rangos diferenciados de exoneración de las cuotas a la Seguridad Social de los Ertes. El primero es el de los Ertes de fuerza mayor que continúan sin generar actividad y, por tanto, ningún trabajador se ha reincorporado a la actividad. Este es el caso, desde el punto de vista de la cotización, más beneficioso para una empresa, pues si tiene menos de 50 trabajadores sigue sin pagar a la Seguridad Social por las cuotas de sus empleados y si supera los 50 se ahorra el 75% de las cuotas.

Sin embargo, el RDL del 12 de mayo establece que con que se incorpore un solo empleado, el Erte pasa de ser total a parcial y las exoneraciones se reducen en función de dos variables: para aquellos trabajadores que hayan vuelto a su puesto, con mayores bonificaciones, y los que permanecen sin trabajar, penados desde el punto de vista de la cotización.

En concreto, por cada trabajador que se haya reincorporado, una empresa tendrá una exoneración del 85% de la cuota para el mes de mayo y del 70% para junio si su plantilla es inferior a 50 trabajadores y si los supera, la reducción será del 60% para mayo y 45% para junio. Para los que sigan amparados por el Erte, las cuotas suben a un 60% en mayo y un 45% en junio para las empresas de menos de 50 empleados y un 45% en mayo y un 30% en junio si superan el medio centenar de empleados.

Conviene o no conviene

Se entiende, pues, que muchas empresas hayan echado cuentas de si les compensaba incorporar a una minoría de su plantilla, incluso a un único empleado, pues automáticamente les aumentaba las cotizaciones a pagar por todo el personal a dejar de estar en Erte total a parcial. Para reducir estas dudas, el Gobierno ha suavizado las condiciones de qué se considera fuerza mayor parcial y su aplicación.

La primera gran medida ha sido, pues, diferenciar por centros de trabajo, sin importar si están en una única sociedad o en varias. Así, por ejemplo, una cadena hotelera que mercantilmente sea una única empresas y haya presentado un único Erte por la totalidad de los trabajadores de todos sus hoteles, podría incorporar a trabajadores de uno o varios establecimientos y, sin embargo, mantener cerrados otros.

En este caso, el hotel que incorpore una o varias personas, será tratado como una empresa diferenciada con un Erte diferenciado y se considerará que ha entrada en expediente parcial y se les aplicará las exoneraciones de este tipo de Erte. Mientra que los hoteles cerrados seguirán como Ertes totales y, por tanto, se beneficiarán de una mayor reducción en la cotización.

Otra de las dudas más recurrentes ha sido la continuidad en Erte total si se incorporaban uno o varios empleados al trabajo con el fin de preparar la vuelta de la plantilla, aunque la empresa todavía no haya reabierto su negocio. La Seguridad Social permite que en este caso, los trabajadores de avanzadilla salgan del Erte y, sin embargo, este seguirá considerado de fuerza mayor total.

Una tercera duda que ha aclarado la Seguridad Social es que sucede con los trabajadores que se hubiesen incorporado ente el 1 de mayo y el 12 de mayo (fecha de la aprobación del Real Decreto Ley que crea los Ertes de fuerza mayor parcial). Estos trabajadores se considerarán en Erte parcial desde el día que se hayan incorporado realmente a su puesto de trabajo. Sin embargo, en el caso de los trabajadores que seguían sin actividad, la Seguridad Social vuelve a ser benevolente y permite que hasta el día 12 sigan cotizando como si estuviesen en un Erte total.

Cotizaciones a mes vencido

Hay que recordar que aunque la declaración responsable no se ha aprobado hasta el 5 de junio, las empresas cotizan a la Seguridad Social con dos meses de diferencia. Es decir, la de mayo se presentará a finales de junio, por lo que las empresas tienen tiempo de calcular que cotización aplica a cada trabajador en función del día de su reincorporación para aquellos Ertes que hayan devenido de total a parcial.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin