Economía

Calviño afirma que España "no tiene problemas de financiación" y recurriría al MEDE en función del "interés general"

La ministra de Economía, Nadia Calviño. Foto: Efe.

La vicepresidenta tercera de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha afirmado este jueves que España por ahora "no tiene problemas de financiación", por lo que aunque ve "bueno" que hayan alternativas de financiación como la línea de liquidez de 250.000 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), solo se recurriría a ella en función del "interés general" y de que fuese la vía de financiación que más interesase.

Así lo ha señalado durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el Senado para informar sobre las líneas generales de la política del departamento, retrasada durante dos meses por la crisis del Covid, y en la que ha informado también sobre la gestión económica relativa a la crisis sanitaria.

Calviño ha indicado que el Gobierno es "profundamente proeuropeo" y tiene la intención de profundizar en la Unión económica y monetaria, por lo que desde el inicio de la crisis sanitaria ha abogado por una respuesta "decidida" europea.

En este sentido, se ha referido a la "triple red de seguridad" acordada de alrededor de 550.000 millones de euros, mediante el programa de préstamos de la Comisión Europea de hasta 100.000 millones de euros para financiar los sistemas de regulación temporal de empleo (ERTE), conocido como SURE; una línea de garantías del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para dotar de liquidez a las empresas; y una línea de liquidez precautoria de 250.000 millones de euros del MEDE destinado a financiar el gasto sanitario, directo e indirecto, derivado del Covid-19.

Ha dicho que espera que, ante la reunión del Eurogrupo de este viernes y del Ecofin el martes, se apruebe la creación de estos instrumentos y se valide formalmente el instrumento precautorio en el Consejo de Gobierno del MEDE.

"Siempre es bueno tener alternativas de financiación cuando uno tiene la situación presupuestaria como la que tenemos", ha admitido Calviño, quien ha rechazado que el eventual préstamo del MEDE fuese un rescate, ya que "no tiene condicionalidad y se destina a financiar gastos directos e indirectos sanitarios del Covid".

Por el contrario, ha recordado que España ya está bajo un rescate, en referencia a la ayuda financiera de 41.000 millones de 2012, del que se han devuelto ya 16.000 millones y cada seis meses hay que dar "explicaciones" al Ecofin ante la supervisión reforzada.

A este respecto, ha insistido en que "ahora se habla algo completamente distinto" y ha aclarado que la posible decisión de pedir el instrumento precautorio del MEDE se hará "sobre la base del interés general, que es financiarse de la mejor manera posible", ya que "no se puede defender que los impuestos se destinen a pagar intereses".

"Todos estamos de acuerdo en eso y veremos la forma de financiación que más nos interesa", ha respondido en su turno de réplica Calviño a las preguntas de varios senadores de distintos grupos.

Por el momento, ha sentenciado, España se financia en condiciones "muy ventajosas" en los mercados financieros, "comparables a las de principios del año pasado", y ha mejorado esta semana, registrando tipos negativos en las letras a 12 meses. "En este momento no tenemos problemas de financiación, hay una gran confianza y espero que se mantenga esta situación haciendo todo lo posible para reforzar la confianza en nuestro país", ha apostillado.

Fondo de reconstrucción y marco financiero plurianual

A pesar de la importancia de estas medidas de liquidez basadas en créditos, ha insistido en que hay que trabajar en la creación de un fondo de reconstrucción para financiar los programas de relanzamiento económico, basados en la transición ecológica, la revolución digital y la autonomía industrial europea, en sectores estratégicos y apoyo a sectores tractores como el turismo o el transporte.

Este fondo, ha remarcado, debe ser de una "magnitud suficiente" ante la previsión de caídas del PIB del 7% en el ámbito de la UE y realizarse mediante transferencias, ya que "la salida de la crisis no puede ser con aumento de los niveles de deuda".

También ha incidido en la necesidad de revisar el marco financiero plurianual europeo para los próximos siete años, con una orientación del crecimiento basado en la digitalización, el cambio climático o el I+D y prestando una adecuada atención" a programas como el de la Política Agraria Común (PAC), la política de cohesión el programa 'Horizonte Europa I+D+i' para investigadores o el que cubrirá la digitalización de la administración pública.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin