Economía

La Comunidad de Madrid registra 13.390 peticiones de Erte en 8 días

  • La CAM abre un formulario expresa para la demanda del paro vía internet
Oficina del paro de la Comunidad de Madrid.

Desde el miércoles 11 de febrero a la noche del jueves 19, la autoridad laboral de la Comunidad de Madrid ha recibido 13.390 solicitudes de Erte, según informan fuentes de la Consejería a elEconomista. Los sectores más afectados son hostelería, comercio, espectáculos, catering y educación.

Estas mismas fuentes resaltan que todos los expedientes son temporales, lo que implica que los trabajadores afectados volverán a sus puestos de trabajo cuando finalice su Erte.

Respecto a la modalidad de los Erte, estas fuentes comentan que los hay tanto de suspensión de los contratos, lo que implica que los empleados afectados dejan de trabajar por completo, como de reducción de la jornada.

Además, fuentes de la Consejería resaltan que la web informativa que abrieron para informar a las empresas de cómo actuar en caso de Erte está recibiendo numerosas visitas. Especial interés ha generado el apartado abierto desde la página de la Consejería y Economía de la CAM para que los afectados por un Erte puedan inscribirse de forma telemática para empezar a cobrar el desempleo.

El reconocimiento del derecho a la prestación se hace de forma automática una vez que la autoridad laboral autoriza el Erte, pero los afectados están obligados a inscribirse en las oficinas de empleo, que se puede hacer de forma virtual en esta plataforma abierta en la web de la Consejería. Las fuentes consultadas resaltan que en apenas una hora desde su puesta en marcha, hoy viernes sobre las 14.00 horas, se han inscrito 2.000 personas.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

nicaso
A Favor
En Contra

Lo siento por muchos empleados del sector hostelero pero no tanto por algunos de sus dueños. Yo tengo la desgracia de sufrir parte del año la terraza de uno de ellos cuyas mesas no cabrían en el local ni en dos pisos, parte de la terraza en terreno de uso publico pero de propiedad privada, abierta algunas veces hasta los aledaños de las dos de la madrugada, con más mesas de las inicialmente concedidas etc. etc. Nadie quiere saber nada de nada. No hay quien pegue un ojo así que si se va al garete menuda alegría. Lo siento por sus esclavizados camareros pero nada más.

Puntuación 0
#1