Economía

Trump presiona a los republicanos para inmunizar la economía con bajas por enfermedad y reducciones del IRPF

  • Las aseguradoras de salud renunciarán a los copagos en las pruebas y tratamiento del virus
  • Trump vuelve a arremeter contra la Reserva Federal
Nueva York

Obras son amores y no buenas razones, dice el refrán. Un dicho que la Casa Blanca debe fijar como su nuevo mantra dado que los ciudadanos, inversores y empresas buscan medidas fiscales concretas para tratar de paliar el efecto económico del COVID-19 a este lado del Atlántico.

Durante una reunión con los principales directivos de las principales aseguradoras de salud del país, entre las que destacaron Anthem, UnitedHealth, Humana o CVS Health, entre otras compañías, el presidente de Estados Unidos Donald Trump reconoció que su administración trabaja de cerca con aerolíneas y operadoras de cruceros a las que se ayudará "durante este bache".

En el encuentro Trump y el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, encargado de liderar los esfuerzos relacionados con el coronavirus, lograron que las aseguradoras privadas de salud renuncien a los copagos tanto en diagnóstico como tratamiento del COVID-19. También cubrirán los servicios de atención a distancia.

"Me complace informar, como solicitó el presidente que las compañías de seguros han acordado renunciar a todos los copagos para las pruebas del coronavirus y extender la cobertura para su tratamiento en todos sus planes disponibles", señaló Pence mientras Trump apostilló que "se están haciendo enormes progresos".

El mandatario estadounidense ya firmó la semana pasada una medida bipartidista orquestada por los legisladores por valor de 8.300 millones de dólares la semana pasada para acelerar la entrega de pruebas para detectar el virus y ofrecer ayudas a los estados.

Pero más allá del esfuerzo por aliviar el coste de la atención sanitaria para los ciudadanos, las miras están puestas en los estímulos fiscales esbozados a comienzos de semana por Trump, quien al cierre de esta edición acudió al Capitolio en busca de apoyo entre los miembros republicanos en la Cámara Alta. También tiene previsto reunirse el miércoles con los principales representantes de Wall Street.

Bajas por enfermedad y reducciones del IRPF

El inquilino de la Casa Blanca prometió tras el desplome del mercado sufrido el lunes aprobar una reducción temporal de las retenciones sobre la renta e implementar un sistema de baja por enfermedad para aquellos empleados que cobran a la hora. Además sumó la posibilidad de incrementar los préstamos y ayudas a las PYMES. No obstante, estos objetivos, chocan de frente con la doctrina republicana y algunos legisladores del partido ya demostraron cierta reticencia a este tipo de estímulos.

Es por ello que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Larry Kudlow, así como el consejero de Comercio, Peter Navarro, almorzaron el martes con los senadores republicanos para determinar si los legisladores del partido están dispuestos a respaldar la vacuna fiscal contra el coronavirus. 

El impuesto sobre la nómina (payroll tax), que es independiente al impuesto federal sobre la renta, incluye los gravámenes dedicados a la Seguridad Social y el programa de salud público, Medicare. A día de hoy, un empleado que gane 50.000 dólares año paga aproximadamente 3.100 dólares en impuestos sobre la nómina. Este dinero se destina a programas específicos como la Seguridad Social, la atención médica, la compensación por desempleo y la compensación a los trabajadores.

Paralelamente, los demócratas en la Cámara de Representantes comenzaron a dar forma a sus propuestas que incluyen, además de bajas por enfermedad remuneradas, la extensión de las ayudas federales a programas nutricionales. Especialmente si los colegios del país se vieran obligados a echar el cierre. Es importante tener en cuenta que en determinadas áreas del país, los estudiantes reciben gran parte de su alimentación diaria en las escuelas.

A la espera de conocer los avances que permitan implementar cualquier tipo de medida fiscal para moderar los efectos del coronavirus, Trump volvió a criticar al banco central estadounidense por no estar haciendo todo lo posible para paliar la situación.

"Nuestra patética y lenta Reserva Federal, encabezada por Jay Powell, quien subió las tasas demasiado rápido y bajó demasiado tarde, debería bajar las tasas a los niveles de otros países competidores. Ahora tienen una ventaja de hasta dos puntos, con una ayuda monetaria aún mayor. ¡Además, estimula!" tuiteó el presidente de EEUU.

Sin embargo, la Fed ya implementó la semana pasada un recorte de emergencia de 50 puntos básicos y ha elevado sus intervenciones en el mercado monetario hasta los 150.000 millones de dólares. El mercado espera que el banco central vuelva a rebajar el precio del dinero en medio punto porcentual adicional en su reunión del próximo 18 de marzo.

Además tanto la Reserva Federal como otros reguladores federales y estatales de las instituciones financieras del país alentaron a comienzos de semana a las entidades bancarias y otras instituciones a satisfacer las necesidades de los clientes y miembros afectados por el coronavirus. Estos reguladores señalaron en un comunicado conjunto que las instituciones financieras deberían trabajar de manera constructiva con los prestatarios y otros clientes en las comunidades afectadas por la epidemia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin