Economía

La España vacía y vaciada de mujeres: cinco gráficos que explican el doble drama

  • Dos de cada tres personas que abandonan un pueblo son mujeres
  • El 40% tenían entre 16 y 44 años en municipios de menos de 1.000 habitantes

El fenómeno de la despoblación en España no es neutro respecto al género. El interior de la península no solo es la España vacía. Es la España vaciada de mujeres y, especialmente, vaciada de mujeres jóvenes y en edad fértil. El éxodo del medio rural a las grandes ciudades en busca de mayores oportunidades se amplifica respecto a los hombres. Dos de cada tres personas que abandonan un pueblo son mujeres.

Ya hay casi un millón de mujeres más en España que hombres. En concreto, según las últimas cifras de población del INE, la diferencia asciende a 921.617 personas. El número es el más elevado desde que se comenzó a elaborar la serie histórica en 1970. El porcentaje de mujeres sobre la población española es del 50,97%, el más elevado desde 2001.

Fuente: Comisionado frente al reto demográfico

Pero las cifras superficiales no reflejan la distribución territorial. En más del 80% del territorio nacional, el porcentaje de mujeres no se acerca a la media del país. Solo se traspasa este umbral en las grandes ciudades. Mientras en los grandes núcleos urbanos hay un mayor peso de población femenina, sobre todo en medianas y grandes ciudades a partir de 100.000 habitantes, en el resto se produce un déficit de mujeres. La ausencia se agudiza cuanto más pequeño es el municipio. Y aquí el drama se magnifica en lo que se ha llamado la España vacía, los territorios que tienen una baja densidad de población por falta de oportunidades.

La presencia de mujeres se empieza a reducir cuando las localidades son inferiores a 100.000 habitantes y se agudiza en los municipios más pequeños y cuando están situados en un entorno rural. Teniendo en cuenta que el 60% de los núcleos de población tienen menos de 1.000 vecinos, el mapa de España dibuja una presencia de hombres en la mayor parte del territorio, pese a que hay más mujeres en España.

Éxodo rural en femenino

El éxodo rural que castiga a la España vacía se escribe en femenino. Según el Comisionado frente al reto demográfico, creado por el Gobierno de Rajoy, dos de cada tres personas que salieron de municipios pequeños son mujeres. Las grandes ciudades ejercen como polo de atracción impulsando la movilidad tanto en la población, como en los flujos migratorios exteriores. Ofrecen mejores oportunidades laborales y mayor prestación de servicios públicos y es determinante en el efecto que está teniendo en los saldos migratorios, atrayendo más a población femenina más que masculina. A partir de municipios de más de 20.000 habitantes, la distribución entre hombres y mujeres se invierte.

Los municipios rurales, que son los que menor número de habitantes tienen, sufren una pérdida de población proporcional a como aumenta el número de vecinos en localidades a partir de 5.000 habitantes. Pero la fuga de población se produce sobre todo en mujeres. El último informe elaborado por los expertos del Ministerio de Política Territorial destacaban que "buena parte de los problemas demográficos tienen su causa en términos de expectativa de calidad de vida". Esta afirmación tiene su reflejo en el perfil de las mujeres que abandonan el pueblo. El 40% que salieron de municipios menores de 1.000 habitantes tenían entre 16 y 44 años. Los analistas advierten de los efectos perversos y negativos sobre estos municipios al tratarse del grupo de edad que coincide con la franja fértil de la población femenina a corto y medio plazo. Es decir, impacta directamente en el potencial de natalidad de una región determinada y se reduce a la mínima expresión la posibilidad de un relevo generacional. Pero también se pierde mujeres en pleno proceso de formación académica y profesional. Se pone en riesgo el mantenimiento de la población rural y la existencia de nuevas generaciones.

La presencia de población femenina en el medio rural no solo es reducida, también está sobre envejecida

Esto genera un gran problema en un medio rural. Ya no solo es el déficit de mujeres en pequeños municipios, también que la población femenina es reducida y envejecida. En España, casi el 21% de las mujeres supera los 65 años frente al 17% de los hombres mayores de los 65 años. Pero este porcentaje se va elevando cuando se observa los municipios más pequeños. En el conjunto de municipios de menos de cien habitantes casi la mitad de mujeres superan los 65 años. Y en las localidades de menos de 1.000 habitantes, más de un tercio de las habitantes superan esta cota.

Los demógrafos utilizan el índice de envejecimiento, que compara la población de más de 65 años con la menor de 15 años para analizar el grado la madurez de grupos de población. Es uno de los indicadores más claros del proceso de envejecimiento que padece el país. Pero la España vacía es todavía mucho más vieja que el resto del territorio. Cuando el índice es mayor a uno, los expertos hablan de envejecimiento de la población. Cuando supera el dos, el proceso entra en un envejecimiento acusado con un incremento en las tasas mortalidad. En los municipios de menos de 100 habitantes hay nueve personas mayores de 65 años por cada menor de 15 años.

En este proceso de envejecimiento, el efecto sobre la mujer del medio rural es exagerado. Ante la ausencia de presencia femenina joven y adulta, en los municipios de menos de cien habitantes una de cada cinco mujeres son mayores de 80 años.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

rrural
A Favor
En Contra

eso es una verdad,

Puntuación 0
#1
rrural
A Favor
En Contra

eso es una verdad,

Puntuación 0
#2