Economía

El TC vuelve a limitar el cobro de la plusvalía municipal a los ayuntamientos: anula el impuesto cuando la liquidación supera las ganancias de la venta

  • En 2017 ya había anulado el impuesto cuando no existía ninguna ganancia
  • Los contribuyentes pagaron una cuota de 6.900 euros por el IIVTNU...
  • ... la venta de la vivienda supuso una ganancia patrimonial de 3.900 euros

El pleno del Tribunal Constitucional ha declarado nulo el pago del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbano, conocido como 'plusvalía municipal', cuando la cuota a pagar supera la ganancia obtenida por el contribuyente. De esta manera vuelve a limitar el cobro de este impuesto a los ayuntamientos. En 2017, ya lo anuló cuando existía pérdidas en la venta de un inmueble o terreno.

De esta forma, el alto tribunal ha estimado la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el juzgado contencioso-administrativo número 32 de Madrid y, en consecuencia, ha declarado que el artículo 107.4 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado el 5 de marzo de 2004, es inconstitucional en el apartado referido al pago de la plusvalía municipal cuando la cuota del impuesto es superior a la plusvalía obtenida en la venta del inmueble.

La sentencia, cuya ponencia ha correspondido al magistrado Pedro González- Trevijano, argumenta que cuando existe un incremento de la transmisión y la cuota que sale a pagar es mayor al incremento realmente obtenido por el ciudadano, se estaría tributando por una renta "inexistente, virtual o ficticia", produciendo un exceso de tributación contrario a los principios constitucionales de capacidad económica y no confiscatoriedad, consagrados en la Constitución.

El Tribunal Constitucional, que hará pública en los próximos días la sentencia, limita las situaciones susceptibles de ser revisadas exclusivamente a aquellas que no hayan adquirido firmeza a la fecha de su publicación.

Nuevo varapalo a los ayuntamientos, tras la sentencia de 2017

El alto tribunal ya declaró, en mayo de 2017, la inconstitucional de este impuesto cuando no existe ganancia patrimonial, pero no se planteó si la determinación de la base imponible del impuesto es constitucional cuando aún existiendo ganancia, ésta es notablemente inferior al importe de la cuota tributaria.

El pasado mes de julio el Tribunal Supremo también elevó a este tribunal una cuestión de constitucionalidad para conocer precisamente si el pago del impuesto era constitucional aún siendo superior a la ganancia obtenida.

El caso concreto al que se refería el Supremo era el de dos contribuyentes que adquirieron una vivienda en Zaragoza en el año 2002 por un precio de 149.051 euros y vendieron en 2015 por 153.000 euros, después de haber realizado reformas y mejoras en el inmueble por importe de 34.800 euros.

Como consecuencia de la operación de compraventa, el Ayuntamiento de Zaragoza exigió una cuota de la plusvalía municipal de 6.900 euros, por encima de los 3.950 euros de ganancia real que obtuvieron estos contribuyentes, ello sin contar con el gasto de más de 34.000 euros de la reforma.

En el caso, los contribuyentes tenía que pagar una cuota de 6.900 euros, cuando obtuvieron una ganancia patrimonial de 3.950 euros

El Ayuntamiento de Zaragoza rechazó la reclamación de dichos contribuyentes, alegando que se había producido un incremento patrimonial de casi 4.000 euros y que la liquidación del impuesto se había hecho con arreglo a los criterios de los artículos 1007 y 110 de la ley que regula el tributo, que no tienen en cuenta la ganancia real sino la revalorización del precio del suelo durante los años que transcurren entre la compra y la venta, de lo que resulta la cuota de 6.902,25 euros.

El Supremo cuestionaba al Constitucional si esta fórmula de cálculo de la base imponible del impuesto (artículos 107.1, 107.2, 107.4 y 110 de la ley que regula el tributo) es constitucional, ya que se somete a tributación situaciones "inexpresivas" de capacidad económica o, lo que es igual, manifestaciones de capacidad económica "inexistentes, virtuales o ficticias, en flagrante contradicción" con el principio del pago de los impuestos según la capacidad económica establecido en el artículo 31.1 de la Constitución.

"La aplicación de esta forma de determinación de la base imponible puede dar lugar a que la plusvalía efectivamente obtenida como consecuencia de la transmisión onerosa de un inmueble sea de importe inferior, con frecuencia, incluso notablemente inferior, a la cuota tributaria que resulta de la aplicación de aquellas reglas", subrayó entonces el Supremo.

Resultados confiscatorio

Y si ello es así, añadía al alto tribunal, es posible que la forma que ha empleado el legislador para diseñar los elementos de cuantificación del tributo "agote" la riqueza imponible que está en la base de la imposición, de forma tal que podría producirse un "resultado confiscatorio", que incide negativamente en la prohibición constitucional que establece el artículo 31.1 de la Constitución, sobre todo si la cuantía de la deuda tributaria exigida, no solo "agota o consume" el importe de la riqueza que se somete a gravamen, "sino que lo supera".

El Supremo afirma que este posible "efecto confiscatorio" no se produce "exclusivamente" en supuestos "patológicos, marginales o residuales", sino que se genera en un "buen número de casos", circunstancia esta, según el alto tribunal, que resulta "insoslayable" también para apreciar la vulneración de la interdicción de confiscatoriedad que proclama el artículo 31.1 de la Constitución.

No es un hecho aislado

"Ciertamente, la crisis que ha experimentado el sector inmobiliario ha convertido lo que hace años podía ser un supuesto aislado, eventual o coyuntural en un caso no infrecuente (...), que ha dado lugar a que tampoco sean residuales los supuestos en los que la plusvalía efectivamente obtenida sea de importe inferior a la cuota tributaria", reitera.

Por último, afirma que la posible confiscatoriedad del impuesto puede contravenir también el artículo 1 del Protocolo número 1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que recoge que toda persona física o jurídica tiene derecho al respeto de sus bienes y que nadie podrá ser privado de su propiedad sino por causa de utilidad pública y de acuerdo con los principios del Derecho Internacional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Una, dos, tres....y cuantas veces han existido sentencias en este asunto, y algunos que presentamos escritos de devolución del citado impuesto, injusto, desproporcionado, y confiscatorio, seguimos sin ver devolución alguna por parte de los ayuntamientos, en mi caso el de Madrid.

Es curioso, que cuando una sentencia va contra un particular o empresa privada, sea casi inminente su cumplimiento, mientras que cuando va en contra de algún organismo, o entidad pública, se demore sine die, y nadie haga nada por esa justicia que no se aplica.

Ahora el Constitucional... ¿ HASTA QUE TRIBUNAL HABRÁ QUE LLEGAR PARA QUE SE DEVUELVAN LOS IMPORTES INGRESADOS A LA FUERZA, POR LOX CONTRIBUYENTES, A PESAR DE QUE CUANDO SE INGRESARON YA SE HABIAN DADO SENTENCIAS CONTRARIAS A ESTE TRIBUTO ?

Doble rasero de medir, a ciudadanos de instituciones, y eso....NO ES JUSTICIA

Puntuación 35
#1
Respirar
A Favor
En Contra

¿Alguien me puede informar cuando van a empezar a cobrarnos una tasa por respirar?

Puntuación 13
#2
VOTA
A Favor
En Contra

Hablamos de corrupción cuando tiene nombres y apellidos de ministros, pero la verdadera corrupción en este país se produce a pequeña escala en los miles de ayuntamientos dónde oscuros funcionarios extorsionan a los ciudadanos cada día con injusticias continuadas que son muy difíciles de perseguir. Hay que aligerar el aparato del Estado y simplificar la burocracia ya.

VOTA en consecuencia.

Puntuación 18
#3
ricardo
A Favor
En Contra

La mayor parte de impuestos IBI, TASAS Y INVENTOS DE TODO TIPO en España o bien son abusivos y confiscatorios, o rozan la ilegalidad mas absoluta como en numerosas ocasiones se ha demostrado, el problema es que si tienes dinero puedes acabar peleando en tribunales Europeos en el 99,99% de las veces os darán la razón y si no tienes pues tendrás que conformarte con tribunales Españoles y con suerte y SI el juez es honrado pues también os darán la razón, pero aun ganando y tras años de sufrimiento en muchos casos las sentencias llegan tarde el daño que causa la administración o el politico funcionario ya esta hecho o bien simplemente las sentencias quedan y un cajón y no se ejecutan hasta nuestros bisnietos tengan bigote... la realidad es que el ciudadano español esta desprotegido ante los abusos de la administraciones y la constitución es solo un papel mojado.

Puntuación 17
#4
ricardo
A Favor
En Contra

La mayor parte de impuestos IBI, TASAS Y INVENTOS DE TODO TIPO en España o bien son abusivos y confiscatorios, o rozan la ilegalidad mas absoluta como en numerosas ocasiones se ha demostrado, el problema es que si tienes dinero puedes acabar peleando en tribunales Europeos en el 99,99% de las veces os darán la razón y si no tienes pues tendrás que conformarte con tribunales Españoles y con suerte y SI el juez es honrado pues también os darán la razón, pero aun ganando y tras años de sufrimiento en muchos casos las sentencias llegan tarde el daño que causa la administración o el politico funcionario ya esta hecho o bien simplemente las sentencias quedan y un cajón y no se ejecutan hasta nuestros bisnietos tengan bigote... la realidad es que el ciudadano español esta desprotegido ante los abusos de la administraciones y la constitución es solo un papel mojado.

Puntuación 8
#5
Usuario validado en elEconomista.es
CLY
A Favor
En Contra

Dice algo la sentencia de las plusvalías mortis causa?

Puntuación 6
#6
Usuario validado en elEconomista.es
CLY
A Favor
En Contra

Dice algo la sentencia de las plusvalías mortis causa.

.

Puntuación 3
#7
De cajón
A Favor
En Contra

Es por estas y otras razones, que sigue pagándose en negro una parte de las compraventas, aboliendose estas prácticas confiscatorias, todo sería mucho mas transparente. Como dice otro por aquí, vota en consecuencia, es decir, vota a partidos que lleven en su programa la supresión de estos latrocinios legales. Luego, a lo peor nos engañan porque no hacen nada o hacen poco, pero por probar, no se pierde nada. Mejor que votar a partidos que sabes que te van a clavar mas aún desde el primer día.

Puntuación 9
#8
VIO
A Favor
En Contra

El IBI siempre ha sido confiscatorio ya que parte del precio de compra de la vivienda y del de venta, y supone que la diferencia entre esos dos valores es la ganancia del propietario sin tener en cuenta el aumento del coste de la vida en ese período de tiempo. Pero en el fondo este robo es baladí, ya que el problema es como se financian los ayuntamientos y la enorme carga que supone para ellos mantener a todos sus funcionarios, que, además, ahora exigen trabajar 35 horas semanales. Si quitan este impuesto tendrán que subir otros para poder vivir y mantener su estructura caduca y su mala gestión. Los sindicatos son claramente culpables frente a la sociedad exigiendo mantener unos privilegios excesivos que rozan el mandarinato. Hay que reconocer que los sindicatos son enemigos sociales cuyo objetivo es trabajar menos y ganar más a expensas del contribuyente, sin ningún respeto moral a los ciudadanos de a pie. Podían preocuparse de actuar sobre el absentismo laboral extremos en la función pública y en bajar los costes de funcionamiento, pero tan solo pretenden convertir un puesto de trabajo público en un mandarinato de por vida y en defender a personas que por haber sacado una oposición piensan que la sociedad está a su servicio cuando es al revés. Los sindicatos deben actuar para facilitar la vida del ciudadano, no para aprovecharse de él. La huelga de transportes en días clave es una muestra de la forma de actuar de estas personas que defienden siempre sus intereses de clase frente al bien común de la sociedad. Son extorsionadores sociales que deberían morirse de vergüenza ya que lo hacen apoyados en la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de los pobrecitos funcionarios, a sabiendas que son exageradas, sin importarles nada el perjuicio que causan al resto de la sociedad. Depuración de sindicalistas ¡YA!

Puntuación 15
#9