Economía

El Constitucional avala el despido por faltar reiteradamente al trabajo aunque sea justificado

  • Las faltas deben alcanzar el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha hecho público el fallo de una sentencia que avala la extinción de un contrato laboral por causas objetivas si hay faltas de asistencia justificadas aunque sean intermitentes. La sentencia, que cuenta con tres votos particulares, responde a una cuestión de inconstitucionalidad presentada por un Juzgado de lo Social de Barcelona respecto al artículo 52 apartado d del Estatuto de los Trabajadores.

Este artículo establece que un contrato de trabajo podrá extinguirse por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses.

Esta cuestión de inconstitucionalidad se planteó después de que una trabajadora fuese despedida de su trabajo por causas objetivas en virtud de lo establecido en el artículo del Estatuto de los Trabajadores antes citado, puesto que, según la compañía, la trabajadora se ausentó nueve días hábiles de los cuarenta disponibles en dos meses continuos, superando el 20% establecido en el Estatuto de los Trabajadores. Además, en la carta de despido, también se afirmaba que las ausencias en los doce meses anteriores alcanzaban el 5% de las jornadas hábiles.

La empleada interpuso una demanda solicitando que se declarase la nulidad del despido por vulneración de los derechos humanos

Sin embargo, la empleada interpuso una demanda solicitando que se declarase la nulidad del despido por vulneración de los derechos humanos y sostenía que el artículo 52 apartado d del Estatuto de los Trabajadores conllevaba una "evidente amenaza de coacción hacia el trabajador enfermo al disuadirle de permanecer en situación de incapacidad temporal por temor a ser despedido".

Para el Tribunal Constitucional, una determinada actuación empresarial relacionada con las bajas por enfermedad del trabajador solo podría reputarse cuando existiera un riesgo relevante de que la lesión pueda llegar a producirse, es decir, cuando se genera un peligro grave y cierto para la salud del afectado. No obstante, la sentencia apunta que "esta circunstancia no se advierte que concurra en el supuesto de la norma que se cuestiona".

"Es difícil encontrar una conexión directa entre el derecho a la integridad física y la actuación de un empresario que, al amparo del precepto legal cuestionado, despida a un trabajador con motivo del número de veces que en un determinado periodo de tiempo haya faltado al trabajo por estar aquejado de una enfermedad de corta duración", explica.

Además, recuerda que no se debe olvidar que la causa de despido no era el mero hecho de estar enfermo, sino la reiteración intermitente del número de faltas de asistencia al trabajo, justificadas o no, que han tenido lugar en un determinado periodo de tiempo.

Para el TC, el artículo 52 apartado d del Estatuto de los Trabajadores "no genera un peligro grave y cierto para la salud de los trabajadores afectados por la decisión extintiva que a su amparo pueda adoptarse por el empresario, abonando la indemnización correspondiente".

De hecho, cree que la decisión de despedir a los trabajadores por superar un número de faltas de asistencia al trabajo intermitentes en un determinado periodo de tiempo "no comporta una actuación susceptible de afectar a la salud o recuperación del trabajador afectado ni puede ser adoptada en el caso de enfermedades graves o de larga duración".

La sentencia cuenta con tres votos particulares presentados por los magistrados Juan Antonio Xiol Ríos, María Luisa Balaguer Callejón y Fernando Valdés Dal-Ré, a esta última se ha adherido el magistrado Cándido Conde-Pumpido Tourón.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum7
forum Comentarios 7
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

NAVEGANTE PERO QUE ARTE TIENE LA JUNTA PARA QUEDARSE LAS HERENCIAS.
A Favor
En Contra

Eso quiere decir que nos podemos quitar a los políticos de encima, ya que no acuden al congreso y cobran las dietas sin jutificar.

Yo lo veo claro, sí no vas al trabajo aúnque lo justifiques puedes ser despedido, y sí no lo justificas no vas a la calle por ser político, algo no cuadra que puede ser??

Puntuación 19
#1
Limpiajetas
A Favor
En Contra

Resolución LimpiaJetas.

Puntuación 11
#2
A Favor
En Contra

Y a los funcionario?? Algunos no habían aparecido por sus puestos en 5 años- otro enganchaba vacaciones con bajas durante muchos años. Ah no, que a los funcionarios Bruselas les dará la razón ellos también son funcionarios.

Puntuación 12
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Isildur
A Favor
En Contra

Supongo que esta resolución tiene algo más de fondo que no sale a la luz.

Si una persona lleva por ejemplo 10 años en una empresa sin apenas bajas y viene un año que tiene problemas y tiene más bajas de lo normal, no habrá problema porque tienes un historial que te avala, que eres una persona trabajadora.

Otra cosa es que tengas una persona que todos los años tenga X bajas y huela más a escaqueo que a bajas reales, y la empresa haya tomado medidas.

No creo que una empresa que tiene un trabajador ejemplar porque tenga un año malo no tengan en cuenta todo lo anterior y se lo quiten de enmedio.

Al final las noticias de este tipo hay que cogerlas con pinzas, porque no se saben los transfondos.

Puntuación 7
#4
Háganse todos funcionarios y políticos
A Favor
En Contra

En España ya es mejor morirse que ponerse enfermo. Estos son los nuevos avances sociales de un sistema corrupto y decadente, donde algunos se ponen las botas y muchísimos se las limpian.

¡Señores y señoras borregos y borregas!, ahora apelotónense en filas indias, para elegir a otra tropa de trileros y sinvergüenzas, que solo miran para sus bolsillos y sus prerrogativas.

Acaban de llenarme el buzón de papelitos para votar y, me he limpiado el culo con todos ellos.

Puntuación 1
#5
A Favor
En Contra

Ser trabajador en este simulacro de país es un infierno

Puntuación -1
#6
ÁLVARO
A Favor
En Contra

Vamos derechitos al despido libre, me da igual si la trabajadora era una escaqueada, la sentencia crea jurisprudencia y de ahora en adelante lo aplicarán los empresarios cuando le salga del na bo, con razón o sin ella.

Despido objetivo? Eso es una patraña, lo que es objetivo para unos es subjetivo para otros. Si tengo una empresa y creo que me va a ir mal el año que viene, te echo a la calle semi gratis, razones económicas, porque yo lo valgo y tengo una bola de cristal.

Interinos de + 10 años de antigüedad a la calle sin un duro, pero luego sacan una ley de fomento de empleo estable, y el primero que lo incumple es la Administración Pública...

Puntuación -1
#7