Tráfico

Así es la regla del 7 por la que la mitad de multas por exceso de velocidad quedan en el limbo

  • Un estudio asegura que los radares no calibran bien los umbrales de tolerancia
  • Estos umbrales dan un margen al conductor en cuanto a su velocidad
Foto: Getty.

El exceso de velocidad fue la razón por la que más multas de tráfico se impusieron en 2020. Esta causa aglutinó el 62,6% del total, con más de 2,4 millones. Sin embargo, una buena parte de esas multas finalmente caen en saco roto. ¿Por qué sucede esto?

De acuerdo con un informe de la Automovilistas Europeos Asociados (AEA), el 49% de las multas que se llevan aplicando en los tres últimos años son desestimadas total o parcialmente por los tribunales porque "porque no se está aplicando correctamente el margen de error de los radares".

Echando un vistazo a la página web de la DGT (Dirección General de Tráfico) podemos entender mejor por qué pasa eso. La clave es la 'regla del 7', que tiene dos posibilidades de aplicación en función de la velocidad a la que se circule:

-Por un lado, la tolerancia de los radares será de 7 km/h siempre que el límite de velocidad de la vía sea de hasta 100 km/h. Esto quiere decir que si el límite de una vía es, por ejemplo, de 80 km/h, se empezará a multar cuando se circule a 88 km/h.

-Por otro lado, cuando el límite de las vías sea superior a 100 km/h, el umbral de tolerancia de los radares será del 7%. Es decir, si el límite es de 120 km/h, se pondrán multas cuando la velocidad del vehículo supere los 128,4 km/h.

El problema es cuando los radares, que se ya vienen programados con esos márgenes, no aplican bien estos umbrales de tolerancia. Es ahí donde se producen esos fallos o errores de cálculo que propician que una gran cantidad de las multas se queden en el limbo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.