Ecomotor

Adiós a los semáforos en rojo: así es el futuro de Ford en el que detenerse en los cruces será cosa del pasado

Ford está explorando cómo el movimiento de los coches conectados en los cruces podría permitir en el futuro a los conductores y pasajeros disfrutar de un tráfico fluido sin necesidad de detenerse en las intersecciones.

La firma automovilística estadounidense explica en un comunicado que el proyecto Intersection Priority Management (IPM), que se está probando esta semana en Milton Keynes (Reino Unido), tiene como objetivo mantener a los conductores en movimiento y poner fin a las paradas "innecesarias" en los cruces, facilitando el flujo del tráfico y aumentando la seguridad y la eficiencia.

IPM utiliza comunicaciones de vehículo a vehículo (V2V) para coordinarse con otros en las inmediaciones y sugiere las velocidades óptimas que permitirán que los vehículos pasen unos junto a otros de manera segura en los cruces sin detenerse.

Los coches 'hablarán' para cederse el paso

Para las pruebas, enmarcadas en el programa UK Autodriv, los coches han sido equipados con sistemas de comunicación V2V que transmiten la ubicación, dirección de viaje y velocidad de los vehículos. Los sistemas IPM de a bordo son capaces de identificar un cruce próximo y la trayectoria de otros vehículos que se aproximan a él. A continuación, sugerirá una velocidad óptima para cada vehículo a medida que se acerque al cruce que le permitirá atravesarlo de forma segura.

Los vehículos utilizados en los test tienen personas al volante, pero se prevé que los vehículos autónomos también puedan beneficiarse de esta tecnología. Mientras que los vehículos autónomos de hoy en día funcionan de forma independiente empleando tecnologías de sensores, las tecnologías de comunicación V2V y V2X (vehicle-to-everything) podrían resultar beneficiosos para los vehículos sin conductor del futuro, según Ford. De hecho, la marca del óvalo tiene planeado lanzar un automóvil sin volante ni pedales en 2021.

UK Autodrive es un programa que cuenta con un presupuesto de 20 millones de libras (22 millones de euros) y que lleva las tecnologías de coche conectado y conducción autónoma de la pista de pruebas a las calles.

Otras características demostradas incluyen el Collaborative Parking - que construye un mapa de las plazas disponibles en el aparcamiento - y el Aviso de Vehículo de Emergencia, que avisa a los conductores de la ubicación y distancia de un vehículo de emergencia que se aproxima.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Deja tu comentario

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Comentarios

2
#1Juan | 16-10-2018 / 07:33
0

Hace falta el coche autonomo y en la nube perdemos mucho tiempo de nuestra vida cuando conducimos en ciudad por culpa de cruces y semaforos y no necesitamos un coche todo el dia.

#2Nicanor tocando el tambor | 16-10-2018 / 10:23
1

Para eso hará falta que el 100% de la flota esté conectado. Nosotros no lo veremos.


Ver más noticias
Ver más noticias
Ver más noticias