Ecomotor

Los concesionarios advierten de que la caída de ventas de coches diésel aumenta las emisiones de CO2

Las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de los coches nuevos vendidos en España se situaron en 116 gramos por kilómetro recorrido en el primer semestre del año, lo que supone dos gramos más que la media registrada en el mismo periodo del año anterior, según datos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Faconauto advirtió de que se está acentuando así la tendencia negativa que experimentó esta estadística durante 2017, cuando se incrementó por primera vez en diez años. 

De este modo, la federación atribuye este aumento a la caída en las matriculaciones de los coches diésel, cuyas ventas se han reducido hasta junio un 18,3%, y representan ya "solo" un 37% del total del mercado. "Ha habido un trasvase de compradores que han optado por la gasolina, tecnología que ha acaparado el 56% de las matriculaciones y que ha crecido un 35%", añadió. | ¿Por qué creer que el diésel aún tiene recorrido en España?

Además, Faconauto subrayó que la última generación de vehículos diésel es "esencial" para alcanzar los objetivos climáticos y la descarbonización del transporte en el futuro más cercano. La Unión Europea pretende que los fabricantes reduzcan las emisiones de CO2 de sus coches hasta los 95 gramos para 2021 y hasta 66 gramos para 2030, un objetivo que los fabricantes de automóviles están tratando de boicotear inflando las emisiones.

Al mismo tiempo, la federación que preside Gerardo Pérez destacó que los vehícuos propulsados por energías alternativas "todavía" no son una alternativa real para los ciudadanos. En lo que va de año, los automóviles eléctricos han representado el 0,3% del total de matriculaciones, el 5% los híbridos y el 0,9% los híbridos a gas.

"La llegada real al mercado de los alternativos será también clave para lograr reducciones significativas de CO2 más allá de los niveles de 2020, pero pasa por la disponibilidad de la infraestructura de recarga. Al respecto, el liderazgo de las administraciones públicas para intensificar las inversiones en infraestructuras no está siendo suficiente, a pesar de ser determinante, como sí ocurre otros países de nuestro entorno", recalcó.

Por su parte, Gerardo Pérez denunció que el hecho de que estén aumentando las emisiones medias de CO2 de los coches vendidos en España indica que el debate que se está generando desde ámbitos sociales y políticos alrededor del diésel es "poco realista", "no responde a las demandas de los consumidores y está acelerando artificialmente su desaparición".

"Puede ser contraproducente para el objetivo común, que es alcanzar una movilidad sostenible y en el que el sector es el primer interesado y está absolutamente involucrado. En lugar de alimentar esta polémica, habría que ir a la raíz del problema, que es un parque automovilístico muy antiguo y contaminante, y propiciar la solución, que pasa por facilitar que se achatarren esos coches viejos, por una nueva fiscalidad 'verde' del automóvil y por que las administraciones públicas se tomen en serio la implantación de los vehículos alternativos", defendió.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios

0

Ver más noticias
Ver más noticias