Motor

Conducimos el nuevo BMW Serie 2 Gran Coupé: estas son nuestras primeras impresiones

A mitad de camino entre el Serie 1 y el Serie 3, el nuevo BMW Serie 2 Gran Coupé aporta diseño y deportividad a partes iguales. Cuatro motorizaciones y cuatro acabados dan forma a la gama de este modelo cuya comercialización arranca estos días.

Todo en esta vida tiene un origen y, en este caso, el punto de partida de la serie Gran Coupé de BMW se sitúa en aquella variante de cuatro puertas de la Serie 6, que llegó al mercado en 2012. En realidad, este modelo se empezó a gestar unos cuantos años atrás. Le costó salir a la luz, pero al final lo hizo, y marcó un antes y un después. El BMW Serie 6 Gran Coupé rompió moldes por su diseño, probablemente, el mejor de toda la saga, incluidos los modelos más recientes.

Tras él, llegaron el BMW Serie 4 Gran Coupé, el BMW Serie 8 Gran Coupé (sucesor del Serie 6 Gran Coupé) y, hoy, toca dar la bienvenida al nuevo modelo de esta familia: el BMW Serie 2 Gran Coupé. Este coche deriva directamente del Serie 1 actual, del que toma prestada su nueva arquitectura de tracción delantera, pero hace especial hincapié en el apartado del diseño, con unas formas de berlina compacta de airé coupé que le dan un toque más elegante y deportivo.

Por tamaño y pretensiones habría que situarlo a mitad de camino entre un Serie 1 y un Serie 3 berlina. Sus cotas, tanto exteriores como interiores, su maletero e incluso su precio lo sitúan exactamente en este punto. Así que no debería canibalizar a ningún otro modelo de la marca. En BMW tienen claro que este nuevo modelo acaparará un tercio de las ventas de la marca dentro del segmento compacto. Y así será en todos los mercados en los que se venda.

Diseño

Sin duda, es la parta trasera la que más llama la atención. La caída del techo hacia la zaga, los pilotos traseros de corte horizontal… Todo está pensado para que la vista se dirija irremediablemente hacia esta parte del coche. Y lo cierto es que el resultado es muy bueno. El Serie 2 Gran Coupé entra por los ojos, con es toque deportivo y de cierta madurez, que hace pensar que estamos ante algo más que un simple modelo compacto.

En el frontal destaca la doble parrilla con 'riñones' sobredimensionados -seña de identidad de cualquier BMW actual-, los faros LED o las grandes tomas de aire situadas en la parte inferior. El morro del coche es agresivo, igual que la trasera, mientras la vista lateral ofrece una vista más serena y equilibrada. Sin duda, las cuatro puertas aportan seriedad al conjunto.

Con sus 4,53 metros de longitud (ojo, esto es lo que medía un Serie 3 berlina de hace dos generaciones), este Serie 2 no es solo diseño, sino también practicidad. Hay dos filas de asientos de tamaño generoso, un acceso cómodo al interior, un maletero de 430 litros… En fin, que este BMW puede dar mucho de sí, incluso como coche único en un hogar. Y ya si tuviera una quinta puerta lo bordaría, ya que se abriría un mundo de posibilidades a la hora de introducir objetos voluminosos. Pero no, no la tiene, así que cuenta con las limitaciones propias de un 4 puertas (boca de carga estrecha), pero nada más allá de esto.

Al volante

En esta toma de contacto he conducido dos versiones: 220d y M 235i. Ambas de cuatro cilindros y con cambio automático, la primera diésel de 190 CV y la segunda, gasolina de 306 CV. La última es un cañón en términos de prestaciones, sonido y sensaciones; la primera ofrece buenas prestaciones y tiene un punto de racionalidad muy marcado debido a su bajo consumo. Las otras opciones disponibles son el gasolina 218i con motor tricilíndrico de 140 CV y el diésel 216d de 116 CV. Quien quiera cambio manual, solo el gasolina menos potente lo ofrece. Los otros tres motores se asocian siempre a un cambio automático. Por cierto, toda esta gama inicial tiene etiqueta 'C' de la DGT.

En materia de chasis, el BMW Serie 2 Gran Coupé cuenta con una puesta a punto específica. Existe un chasis estándar, uno denominado M Sport, otro con suspensión adaptativa y otro especialmente deportivo para digerir la potencia del M235i con tracción xDrive. Hay una opción para cada tipo de cliente, en cualquier caso, todos están enfocados a una conducción dinámica. No es un coche para aburrirse al volante, nada más lejos de la realidad. Aquí se trata de llegar al destino sintiendo la carretera y disfrutando de la conducción. Y, sí, este modelo ha perdido la tracción trasera de la antigua Serie 2, pero a cambio ha ganado en calidad de rodadura, acercándose más al tacto de una berlina de segmento superior.

Tecnología

Lo que ha ganado el nuevo BMW Serie 2 Gran Coupé frente al anterior Serie 2 (entre otros elementos):

- Instrumentación digital

- Head Up Display

- Llave digital (para abrir el coche con el teléfono móvil)

- Control gestual para el sistema de infoentretenimiento

- Asistente inteligente personal

- Actualización remota de software

- Android Auto, como complemento al ya existente Apple Car Play

- En materia de conducción, aparte de asistentes varios, se ha implementado un control de tracción denominado ARB que, según aseguran en BMW, ayuda a solventar el subviraje de una manera efectiva.

Disponible con acabados Base, Sport, Luxury y M Sport, el nuevo BMW Serie 2 Gran Coupé arranca esta misma semana su comercialización con los siguientes precios de partida:

BMW 218i Gran Coupé: 31.100 euros

BMW 216d Gran Coupé: 33.800 euros

BMW 220d Gran Coupé: 41.500 euros

BMW M235i xDrive Gran Coupé: 58.900 euros

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0