Coches

Opel tiene un invitado de honor en su stand de Fráncfort: un Corsa de 1987 fabricado y matriculado en España

  • El coche ha ido rodando desde Portugal, 2.700 kilómetros
  • El GT hizo una parada en Zaragoza, donde fue fabricado
  • Se vendieron en abril de 1985 a otoño de 1987
El nuevo Opel Corsa junta al GT de 1987.

Opel celebra tres primicias mundiales en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort: el nuevo Astra con motores de alta eficiencia, el Grandland X Hybrid4 con tracción total y el nuevo Corsa de sexta generación, completamente español. El superventas pequeño (más de 13,6 millones de unidades) se está volviendo eléctrico y con el Corsa-e Rally, que también hace su debut en Fráncfort, incluso forma la base de un coche de carreras libre de emisiones. | Salón del Automóvil de Francfort: los coches del año próximo

Para celebrar el lanzamiento de la sexta generación, Opel ha decidido dejar un hueco a su stand a un invitado de honor, un Corsa GT fabricado en 1987 que se ha trasladado rodando desde su último hogar en Portugal hasta el taller de Opel Classic en Rüsselsheim y de allí se trasladara a Fráncfort. En total, 2.700 kilómetros de Oporto a Rüsselsheim a través de Zaragoza que, según remarcan en Opel, demuestra la fiabilidad de este coche.

Opel Classic tardó un tiempo en encontrar un escaso Corsa GT de primera generación. Este ejemplar en particular, originalmente matriculado en España, fue languideciendo, olvidado, en un garaje en Portugal. El viaje a Fráncfort para el pequeño y modesto Corsa comienza en un aparcamiento en el puerto de Oporto.

Acabado GT

Opel ofreció el acabado GT entre abril de 1985 y hasta el otoño de 1987. Fue el sucesor del Corsa SR, con un motor de carburador de 1.3 litros y 70 CV. La potencia extra y los sutiles spoilers encantaron a todos para quienes el más agresivo GSI era demasiado caro, pero que aún querían divertirse mucho al volante. Una caja de cambios manual de cinco velocidades, para reducir el consumo y las RPM en viajes más largos, era toda la alta tecnología que el GT tenía para ofrecer.

Opel Corsa GT de 1987.

Incluso hoy, mantenerse entre el tráfico con el Corsa GT es sorprendentemente silencioso y no requiere esfuerzo. No hay una suspensión innecesaria firme en el chasis, no hay holguras en la dirección y no hay información superflua en el panel de instrumentos: aparte de los diales habituales, solo un cuentarrevoluciones y un medidor de presión de aceite.

El consumo de combustible coincide con las cifras oficiales de la época: casi nunca se consumen más de seis litros por cada 100 km

El consumo de combustible coincide con las cifras oficiales de la época: casi nunca se consumen más de seis litros por cada 100 km. El peso en vacío de 750 kg es de gran ayuda en este aspecto y también, permite una relación potencia-peso de 10,71 kg por CV., según informa desde Opel.

Parada en Zaragoza

En el camino de Portugal a Rüsselsheim, el GT hizo una parada en Zaragoza, donde fue fabricado en 1987. El automóvil tuvo incluso la oportunidad de visitar la planta de producción donde nació. Cuando el Corsa amarillo se detuvo al final de la línea de montaje.

Opel Corsa GT de 1987.

El viaje hacia el este pasó por Barcelona, cruzó Francia y desde Basilea a lo largo del Rin, hasta Alemania. Un total de 2.700 km para un Corsa de 32 años que fue arrancado de una pacífica jubilación en Portugal, no requirió reparaciones para el largo viaje por carretera. En el momento que el GT se detiene en Rüsselsheim, el equipo Opel Classic le está esperando ansioso.

Estado original

La cálida luz del sol en España y Portugal ha sido buena para el Corsa GT. Una vida sin carreteras cubiertas de sal significa que no hay óxido ni podredumbre. El viejo Corsa amarillo todavía está en bastantes buenas condiciones. Los inspectores del TÜV están de acuerdo y después del chequeo para su matriculación en Alemania, le pusieron su preciosa etiqueta en la placa.

Abolladuras en el techo, distintivos no originales, algún vidrio rayado, las banquetas de los asientos desgastadas… ¡Hasta la bocina suena mal!

Pero ahora viene el obstáculo mucho más alto: los expertos de Opel Classic le dan a la llegada un nuevo examen exhaustivo. Varios pares de ojos escudriñadores descubren numerosas imperfecciones más o menos graves: abolladuras en el techo, distintivos no originales, algún vidrio rayado, las banquetas de los asientos desgastadas… ¡Hasta la bocina suena mal! Al final, el automóvil se desmonta por completo.

Opel Corsa GT de 1987.

El equipo de Opel Classic se reúne con sus colegas del taller de servicio. Se forma el "Proyecto IAA 2019", bajo el liderazgo de Thorsten Götz y Dieter Eder. Pieza por pieza reconstruyen el rompecabezas de Corsa. Primero el motor reacondicionado, seguido de la suspensión, amortiguadores y muelles. La carrocería, recién pintada, obtiene un nuevo acabado y los distintivos GT correctas. Luego, vienen las llantas de aleación ligera originales.

El Opel Corsa GT de 1987 camino de Fráncfort.

Finalmente, se instalan las nuevas ventanillas, gracias a un amable distribuidor de Opel que las tiene en stock, por supuesto. El Corsa GT ahora está listo para su segunda vida que comenzará como gran estrella: en la 68º edición del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt IAA.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin