Ecoaula

Los ciudadanos necesitan educación financiera para garantizar un sistema del bienestar

  • La riqueza de los europeos podría ser 1,2 billones más alta eligiendo mejor
  • Se podrían incentivar ayudas para que las empresas oferten cursos financieros

Si entre 2008 y 2019 los europeos hubiesen reducido su participación en los depósitos del 41% al 30%, invirtiendo así en fondos de renta variable y renta fija, su riqueza financiera habría sido 1,2 billones de euros más alta.

Es la conclusión de la Asociación Europea de Fondos de Inversión (EFAMA) que viene a poner sobre la mesa, una vez más, la importancia de que los ciudadanos se eduquen financieramente para poder tomar decisiones que contribuyan a su bienestar financiero.

"Los cambios demográficos, socioeconómicos y financieros, como el rápido envejecimiento de la población y las consecuencias de la crisis han ejercido una presión cada vez mayor sobre los sistemas de bienestar", apunta Flore-Anne Messy, jefa de la división de Seguros, Pensiones Privadas y Mercados Financieros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Como resultado de estas tendencias, añade Flore-Anne Messy, "se espera que cada vez más los consumidores asuman una mayor responsabilidad personal por su propio bienestar financiero. Esto implica que necesitan habilidades financieras", sobre todo teniendo en cuenta que una mala toma de decisiones "puede tener un impacto duradero, tanto en los consumidores como en la sociedad".

A este respecto EFAMA ha publicado un informe en el que recoge las diferentes iniciativas para impulsar la educación financiera en Europa. Entre ellas, se incluyen la llevada a cabo por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensión (Inverco).

Flore-Anne Messy: "Los cambios demográficos, socioeconómicos y financieros y las consecuencias de la crisis han ejercido una presión cada vez mayor sobre los sistemas de bienestar"

Es el caso del programa "Rumbo a tus sueños" junto a la Fundación Junior Achievement. En esta segunda edición se beneficiarán más de 600 jóvenes a través de 25 programas a lo largo de varios centros educativos repartidos por todo el territorio nacional.

Los voluntarios de Inverco y sus asociados son los encargados de impartir esta formación desplazándose a las aulas. Durante tres sesiones explican a estudiantes de Formación Profesional conceptos financieros como la inversión o el IPC. El objetivo es ofrecer un espacio en el que los jóvenes reflexionen y tomen conciencia sobre la importancia de la planificación y de prácticas como el ahorro y la inversión para conseguir sus objetivos a corto, medio y largo plazo.

Otra de las iniciativas que destaca el informe de EFAMA son los videos que desarrolla Inverco en colaboración con AFI, que resumen los contenidos alojados en la web "Que el ahorro te acompañe", con la que se busca contribuir a la educación financiera de los ciudadanos en el ámbito de las pensiones, la jubilación y el ahorro de una manera didáctica y cercana.

A este respecto, entre los temas que se han resumido en estos videos se sitúan el efecto de la inflación a largo plazo, las ventajas de ahorrar regularmente, el interés compuesto o el ahorro para contingencias.

Hacia un futuro mejor

Abordar el reto de la capacitación financiera de la sociedad debe ser una prioridad. Desde EFPA España recomiendan seis estrategias que se pueden acometer para revertir el hecho de que la evaluación de los conocimientos financieros de los españoles es de un 4,5 sobre 10 de media y solo un 49% de los asesores financieros aprueba a los ciudadanos en este ámbito. En primer lugar, contar con un programa de formación financiera obligatoria en todas las etapas educativas. Desde EFPA señalan que debería arrancar con un programa muy básico en la educación primaria, escalando hacia programas de desarrollo más avanzado en la secundaria y el Bachillerato, incluso hasta la educación universitaria y la Formación Profesional".

En segundo lugar, la asociación apuesta por fomentar la educación financiera dentro de la empresa. En este sentido, se podrían poner en marcha desgravaciones u otro tipo de ayudas específicas para que las compañías fomenten el desarrollo de cursos de educación financiera en sus plantillas y que este sea exportable a otras empresas más pequeñas, donde los recursos son más limitados.

Otra de las medidas interesantes sería promover un plan específico desde las Administraciones Publicas, con el apoyo de la empresa privada, para fomentar las buenas prácticas financieras en las redes sociales y en los medios de comunicación de carácter público. Puede convertirse en una herramienta ideal para alcanzar a un target de usuarios de generaciones más jóvenes.

Por otro lado, desde EFPA España proponen actualizar y adecuar a las circunstancias actuales la calculadora de la Seguridad Social. "Sería conveniente que las propias empresas y las patronales y asociaciones que agrupan a diferentes colectivos de profesionales activen mecanismos para facilitar a sus trabajadores el acceso a ésta y otras herramientas similares de cálculo de la pensión pública".

En quinto lugar, debería implicarse a las fintech y otras entidades para llegar a público joven, ya que se alzan como un player fundamental para ser el aliado en la mejora de la educación financiera y por su capilaridad y accesibilidad para llegar a un amplio espectro de ciudadanos.

Por último, hay que dar mayor importancia al behavioral finance entre los profesionales, ya que deben entender cómo los factores psicológicos, culturales y sociales de los clientes afectan a su comportamiento económico y a la hora de tomar decisiones de ahorro e inversión. "Conviene potenciar este ámbito de conocimiento en todos los grados, programas, master y cursos enfocados para profesionales del sector financiero", concluyen desde EFPA España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin