Divisas

La rupia de Sri Lanka se desploma hasta convertirse en la moneda con peor rendimiento del mundo

  • El miércoles rondaba las 300 rupias por dólar estadounidense
  • Supone un descenso del 32% en lo que va de año
Rupias de Sri Lanka. Foto: Dreamstime

Los esfuerzos del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, por contener el aumento del precio del petróleo, la escasez de alimentos, una inflación descontrolada y las protestas que esta situación está provocando, no logran frenar la crisis económica y política que se cierne sobre el país asiático. Este miércoles, la rupia de Sri Lanka se ha convertido en la moneda con peor rendimiento del mundo al desplomarse hasta un mínimo histórico.

El pasado 1 de abril, Rajapaksa se vio obligado a declarar el estado de alarma tras una jornada de manifestaciones contra el Gobierno precedida por violentos disturbios y el intento de allanamiento de la residencia privada del presidente. Una medida que provocó una cascada de dimisiones dentro de su propia ejecutiva, incluida la del gobernador del banco central, Ajith Nivard Cabraal, y su nuevo ministro de Finanzas, Ali Sabry, que no llevaba ni 24 horas en el cargo.

El presidente de Sri Lanka puso fin al estado de excepción el miércoles 6 de abril. Ese mismo día, la rupia de Sri Lanka cayó hasta rondar las 300 por dólar estadounidense y ha cerrado la semana en 315, lo que supone un descenso del 35% en lo que va de año, superando incluso el rendimiento del rublo ruso.

En el pasado, Sri Lanka se había mostrado reticente a recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) por las condiciones del organismo. Sin embargo, ante la perspectiva de tener que pagar una deuda total de hasta 7.000 millones de dólares con unas reservas sumamente mermadas -se han reducido hasta los 2.310 millones de dólares en los últimos dos años-, el Gobierno de Sri Lanka aceptó en marzo negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el que sería su decimoséptimo paquete de rescate financiero.

El anuncio de ese posible acuerdo entre Sri Lanka y el organismo internacional estimuló un repunte de los bonos del país. Según los datos recopilados por Bloomberg, el bono offshore con vencimiento en 2030 subió a 0,49 dólares desde el mínimo histórico de 0,389 dólares del 9 de marzo. Un mes después, la cascada de dimisiones dentro del Gobierno de Sri Lanka ha hecho crecer las dudas sobre la capacidad del país para conseguir fondos suficientes para realizar el reembolso del bono soberano en dólares por valor de 1.000 millones de dólares que vence el próximo 25 de julio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud