Distribución

El comercio textil carga contra el Gobierno: "Nos desprecian, se han olvidado de nosotros y hay 200.000 empleos en juego"

  • Las ventas acumulan una caída superior al 40% hasta agosto
  • El 15% de los establecimientos no ha podido abrir
  • Muchas empresas están al borde de la quiebra

Hundido por la crisis y sin ayudas, el sector del comercio textil se ha puesto en pie de guerra. "El Gobierno nos desprecia y se ha olvidado por completo de de nosotros", asegura la patronal Acotex, que representa los intereses de más de 800 empresas, cerca de 15.000 puntos de venta y más 80.000 trabajadores en todoe el territorio nacional.

El presidente de la organización, Eduardo Zamácola, explica que "hemos sido uno de los sectores más dañados por la pandemia puesto que tuvimos que echar el cierre de nuestras tiendas incluso antes del confinamiento de la población. Y, ahora, los responsables políticos no nos están teniendo en cuenta en sus planes de apoyo a la recuperación económica del país".

Situación dramática

Ante esta dramática situación, los empresarios del sector reclaman ayudas al Gobierno de España y a las administraciones regionales y municipales para evitar el cierre de empresas y la consecuente destrucción masiva de empleos.

En el último mes de agosto, las tiendas de ropa han vendido un 32,8% menos en comparación con el mismo mes del pasado año y el sector ya acumula un descenso acumulado en estos primeros ocho meses del ejercicio del 41,10% respecto a 2019.

A pesar de que ya no hay restricciones generales para la apertura de las tiendas, el 15% de los establecimientos permanecen cerrados y los que han abierto se han visto obligados a vender en muchos casos con fuertes descuentos, asumiendo pérdidas que están provocando tensiones de liquidez y tesorería. "Ya no tenemos dinero ni siquiera para hacer frente a los despidos", aseguran en el sector.

Medidas urgentes

Desde la patronal consideran por todo ello imprescindibles medidas urgentes y específicas para el sector con el objetivo garantizar la continuidad de los negocios y poder salvar los casi 200.000 puestos de trabajo que generan.

"La pérdida de confianza por parte del consumidor, los rebrotes, la incertidumbre y la complicada situación económica que vivimos, hace que los ciudadanos no tengan ganas de consumir, por lo que es imprescindible implementar medidas que fomenten el consumo", explica Zamácola.

Las ayudas para asumir el pago de los alquileres de los locales comerciales, la reducción temporal del IVA y la prolongación de los ERTE son algunas de las medidas inmediatas que reclama el sector.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud