Deporte y Negocio

El precedente del Chelsea o cómo el órdago a Adidas puede salirle caro a la RFEF

  • El club inglés tuvo que pagar más de 50 millones de euros por irse a Nike
  • La compañía advierte a la RFEF de que puede emprender acciones legales
Foto: EFE.
Madrid

Una de las tareas que se impuso Luis Rubiales cuando, hace un año, resultó elegido presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) fue la de aumentar los menguantes ingresos comerciales de la organización. En el foco, sacar más partido a la relación con Adidas, patrocinador principal y el que viste a la Selección. Un vínculo que dura ya más de 35 años, que ha llegado a un punto de inflexión y que podría acabar con problemas para la federación, atendiendo a los precedentes.

La decisión de la RFEF de iniciar las negociaciones "para cerrar un nuevo proveedor técnico de ropa deportiva" abriendo la puerta a una subasta mientras se mantiene, hasta la llegada de un acuerdo mejor, el que se mantiene con Adidas ha generado un profundo malestar en la marca alemana, que se ha referido al contrato vigente hasta 2026 y ha advertido de posibles acciones legales.

Ya le pasó lo mismo, hace más de dos años, a la marca de las tres bandas cuando el Chelsea finalizó la relación comercial que mantenía de manera unilateral para marcharse a Nike. Esto obligó a los ingleses a pagar una multa que, según informó en su momento el Financial Times, ascendió a 50 millones de euros. En ese momento, la cantidad que Adidas pagaba al club de Stamford Bridge era de unos 30 millones de euros anuales.

El acuerdo entre Adidas y la RFEF es algo inferior. De acuerdo con la última memoria económica colgada en la web de la federación, la compañía pagó 19,2 millones de euros en 2017. Una cantidad que supone un importante pastel del total de 30,8 millones procedentes de la partida "Programas de patrocinio, licencias y merchandising, sponsor técnico y publicidad". O lo que es lo mismo, un 62% de estos ingresos.

Renovado el contrato en 2015 hasta 2026, a la RFEF se le abre un dilema. Mantiene que su decisión de cambiar de patrocinador técnico se debe a que el acuerdo firmado ya no se ajusta "a los criterios de legalidad, transparencia y equidad que la RFEF considera mínimamente aceptables", pero Adidas, en caso de que la federación ejecute este cambio de socio, podría alegar un incumplimiento de contrato.

Un buen acuerdo con un nuevo patrocinador (se ha filtrado una posible reunión con Zara) quizá equilibraría el pago de una compensación que podría verse como un mal necesario en la federación. La otra alternativa es la inmersión en un litigio judicial, uno más de los que ya tiene el ente tras los pulsos que mantiene con LaLiga por la renovación del convenio de coordinación y con Mediapro por el veto a la audiovisual en la subasta de los derechos de la final de Copa y que ha obligado a la Justicia a tumbar la adjudicación de la RFEF.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

.... sin comentarios
A Favor
En Contra

Típico en este país, poner a un borrego al mando de una manada de cabras. Igual que en el gobierno, igual en todo....

Puntuación 2
#1