Deporte y Negocio

La cara oculta del béisbol: ¿qué hay detrás de los contratos más altos de la historia del deporte?

  • Mike Trout firmará con Los Angeles Angels por 12 años y 380 millones de euros
  • Cuatro de los cinco primeros mejores acuerdos de la historia son de béisbol
  • Sin embargo, de los que más ganaron en 2018 el primero de la MLB es el 37º
Mike Trout batea con Los Angeles Angels en 2018. Foto: Reuters.

En los últimos días, diversos medios estadounidenses han asegurado que Mike Trout, uno de los mejores jugadores de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB), firmará el contrato más alto de la historia del deporte. El estadounidense renovará con los Angeles Angels para las próximas 12 temporadas y cobrará alrededor de 380 millones de euros, una cantidad asegurada de dinero nunca antes vista en cualquier competición. Sin embargo, esta cifra esconde varios secretos que hacen del béisbol estadounidense el deporte que más paga, pero solo en términos absolutos. ¿Por qué es el deporte más peligroso de EEUU?

Las multitud de partidos que aglutina la MLB (162 encuentros de liga regular más un máximo de 43 choques en playoffs) colocan a esta disciplina como la tercera más seguida en todo el país y la segunda que más ingresos genera. El último contrato que firmó la liga con Fox Sports hasta 2028, por alrededor de 4.500 millones de euros, ha supuesto un aumento del 36% en las arcas de las franquicias solo en derechos televisivos, y una importante suma a la hora de confeccionar las plantillas.

Esto ha repercutido en que desde que comenzase 2019, varios jugadores hayan ampliado sus contratos o firmado nuevos hasta el punto de batir varios registros. Si en febrero fue Manny Machado el que se convirtió en el agente libre mejor pagado de la historia, al fichar por diez años y 264 millones con los San Diego Padres, el 1 de marzo Bryce Harper llegó a los Phillies de Philadelphia para 13 campañas y 290 'kilos', superando la histórica marca de Giancarlo Stanton (285 millones por 13 años con los Marlins de Miami) que se mantenía desde 2015 como el mayor contrato del béisbol. Un récord que no ha durado mucho, ya que apenas 20 días después Trout y los Angels han destrozado el registro y de paso superado los 316 millones de euros que la plataforma DAZN acordó pagar en noviembre de 2018 al boxeador Canelo Álvarez por once peleas en cinco años.

Una renovación que ha permitido al '27' angelino tener el contrato garantizado más alto de la historia del deporte y, de paso, situar a cuatro jugadores de béisbol entre los cinco primeros puestos de esta clasificación. Sin embargo, según el ranking de Forbes de los atletas que más ingresaron en 2018, hay que descender hasta el puesto 37 para encontrar al primer miembro de la MLB (Clayton Kershaw, quien ganó 30,3 millones por su sueldo con Los Angeles Dodgers y los acuerdos de publicidad con Under Armour, Art of the Game, Topps o Wilson).

Esta singularidad, que el béisbol sea el deporte que más paga en contratos pero solo logre situar a tres jugadores entre los 50 que más reciben por año (David Price y Albert Pujols se unen a Kershaw en el puesto 47 y 49, respectivamente), se da por diversos motivos que hacen peculiar a este deporte respecto al boxeo, fútbol, baloncesto, tenis o fútbol americano que monopolizan las diez primeras plazas de 2018.

En primer lugar, la característica más clara es la poca presencia mediática que tienen los jugadores de la MLB, lo que acaba repercutiendo en unos menores ingresos por publicidad respecto a otros deportistas. Pese a que está considerada la disciplina nacional en EEUU, la liga americana lleva varios años intentando colocar los bates a la altura de las pelotas de fútbol americano o baloncesto. Muestra de ello es que, mientras que en 2018 Kershaw ganó alrededor de 650.000 euros fuera de las canchas, LeBron James, cuya ficha anual con Los Angeles Lakers es muy similar (29,42 millones), se embolsó 45,67 'kilos' gracias a Nike, CocaCola, Beats by Dre o Intel para subir hasta la sexta posición de Forbes.

Otro punto interesante es el hecho de que en la MLB no existe la limitación de contratos por duración ni por cantidad. Es decir, una franquicia puede hacer la ficha de su jugador para los años y con el dinero que quiera, algo que no sucede en la NBA donde el límite son seis años o en la NFL que tiene un límite salarial muy restrictivo. En béisbol existe un tope a gastar por cada equipo en la confección de su plantilla, aunque en la práctica éste se supera pagando una ligera multa (en 2016 los New York Yankees llevaban 14 temporadas superando el impuesto de lujo).

Además como ya se ha comentado, las Grandes Ligas pueden tener hasta 200 partidos en una temporada, algo que resulta muy decisivo para que sea la segunda competición con mayores ingresos en EEUU. Sin embargo, aunque las 30 franquicias tienen más dinero para sus jugadores, el reparto es desigual y se destina mayor cantidad a unas 40 estrellas de la MLB que al resto de integrantes de los conjuntos.

El salario medio anual en el béisbol ronda los tres millones de euros, mientras que Trout cobrará cerca de 32 'kilos' por cada campaña. Esto se explica porque al ser un deporte muy estadístico, la influencia de cada jugador puede medirse y a su vez los grandes fichajes consiguen mayores ingresos económicos para sus franquicias, tanto en derechos televisivos como en publicidad.

Todos estos factores acaban generando que las franquicias apuesten a largo plazo para ligar su marca a la figura de los grandes jugadores y con ello, las cifras de los contratos se 'inflen' aunque en la práctica sean menores anualmente que en otras disciplinas. Así, Mike Trout tendrá el sueldo garantizado más alto de la historia, pero en 2019 estará alrededor de la vigésima posición de los deportistas que más ganan en el año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0