Deporte y Negocio

DAZN entra en el mercado español: ¿qué es? ¿cuánto vale? ¿qué derechos tiene? y ¿qué futuro le espera?

  • El principal inversor de su grupo es Leonard Blavatnik, dueño de Warner Music
  • Con MotoGP como estandarte, la OTT no se cierra a ningún tipo de deporte
  • Infraestructura, abonados y competencia, los tres frentes para consolidarse
El equipo de DAZN durante su presentación en España. Foto: Dani G. Mata.
Madrid

El sector de la comercialización de los derechos deportivos en España tiene un nuevo socio con la entrada de DAZN. Aunque ya ha emitido contenidos en abierto durante el mes de febrero, la OTT británica ha hecho oficial este miércoles su presentación. Un acto donde su vicepresidenta ejecutiva para el sur de Europa, Veronica Diquattro, ha ratificado su objetivo de "marcar una nueva era" en los derechos audiovisuales. Así será la situación a la que se enfrente la plataforma para lograrlo en la difícil batalla española.

El conocido como "Netflix de los deportes" y pronunciado "Dazón" ha ido entrando, desde su creación en 2016, con diversos contenidos en Estados Unidos, Canadá, Italia, Alemania, Japón, Austria y Suiza, pero a partir de ahora lo hará también en España. Una clara apuesta de globalización sustentada bajo el holding de medios DAZN Group, antes llamado Perform Group, y cuyo principal valedor es Access Industries, propiedad del empresario Leonard Blavatnik. Este multimillonario nacido en la antigua Unión Soviética es una de las mayores fortunas de Reino Unido y propietario de la discográfica Warner Music y la aplicación de reproducción musical Deezer.

Bajo su sustento, DAZN ya está disponible en Google Play, iOS, iPhone, iPad, iPod Touch, Amazon Fire TV, Fire TV Stick y Android TV, por lo que se adaptará a cualquier dispositivo. Una nueva forma de visionado que se caracteriza, frente a otras OTT, por su apuesta completa por el deporte, siendo aquí donde encuentra un nicho hasta ahora nunca ocupado. Las otras plataformas que reproducen competiciones deportivas no lo hacen bajo sus condiciones de streaming y es esta exclusividad su gran punto fuerte, con la que están haciendo un éxito en la compra de derechos audiovisuales por todo el mundo.

Además, su llegada a España se traduce en un precio base de 4,99 euros al mes, siendo los primeros 30 días de suscripción gratuitos y sin contratos de permanencia, por lo que dejan al espectador la decisión final de cuándo marcharse. Junto a estas condiciones, el grupo también ha anunciado que el abonado podrá vincular hasta cinco dispositivos a una cuenta, permitiendo la reproducción simultánea en dos de ellos, algo novedoso para el mercado deportivo español.

Con MotoGP como estandarte, compra con la que hicieron su aparición a finales de 2018, DAZN espera oírse con fuerza desde su reciente estreno y el 7 de marzo tendrá su primer gran acontecimiento con el previo del Gran Premio de Qatar. Junto a la anunciada compra, por alrededor de 25 millones de euros de los derechos del Mundial de motociclismo hasta 2022, el servicio británico también ha adquirido de la española Dorna, encargada de comercializar este deporte, Moto2, Moto3 MotoE y Superbikes, prueba que ya ha ido emitiendo en febrero a través de sus páginas de YouTube y Facebook.

Precisamente en estas redes sociales también se ha dado a conocer con la retransmisión de la final de la Carabao Cup entre Chelsea y Manchester City, donde ha contado con los comentarios de José Mourinho (embajador del servicio, junto a Marc Márquez y Neymar), y con las semifinales de la Coppa de Italia entre Lazio y Milán. Además de estos contenidos, DAZN tiene la Premier League hasta la temporada 21/22, valorada en unos seis millones, la FA Cup, que ya ha estrenado con el duelo en sus canales entre Manchester United y Chelsea, y todas las competiciones regidas por la Liga Inglesa de Fútbol (EFL, por sus siglas en inglés) que comprenden la mencionada Carabao Cup, la Supercopa inglesa y la Segunda y Tercera División de esta región. La Supercopa de Italia cierra su paquete de fútbol a la espera de futuros movimientos.

En cuanto a otros deportes que ya son propiedad de la nueva plataforma, aparece la Euroliga, hasta 2023, como joya de su paquete de baloncesto junto a la Eurocup. La apuesta por la máxima competición europea de clubes deja abierta la incógnita de si habrá un posible intento por hacerse con la NBA y la ACB, propiedad de Telefónica hasta 2020 y 2021, respectivamente. El Mundial de rallies, el Mundial de dardos y algunas destacadas competiciones de deportes de contacto como la Golden Boy de boxeo, la UFC y la MMA cierran un paquete que en palabras de Diquattro, "no se cierra a otras competiciones disponibles por las condiciones del mercado".

La inversión en infraestructura, la captación de abonados y la competencia serán los tres puntos de mayor atención para obtener una viabilidad a largo plazo en España

Pero la gran cuestión referente a DAZN es con qué fuerza entrará en el mercado español y si será capaz de hacer frente en una batalla que vivió años de continua lucha por la comercialización del fútbol, el contenido estrella. Para ello, la plataforma deberá sobreponerse a tres posibles baches: infraestructura, abonados y competidores.

En primer lugar, uno de los problemas iniciales es el recuerdo de cómo arrancó BeIN Connect, cuando en 2015 se hizo con los derechos de la Champions League y su masa de clientes creció por encima de las expectativas. Los servidores de la plataforma de Mediapro generaron caídas y con ello malestar entre los abonados.

Por ello, para la nueva OTT será importante una fuerte inversión en infraestructura y soportar los más que posibles espectadores visualizando un mismo contenido, cosa que no ocurre con otras plataformas de series en streaming. "Ser pioneros de un cambio no es simple. Para tener éxito tenemos que desarrollar e invertir en un producto, pero nosotros ya tenemos experiencia en otros países", reflejó Diquattro en la presentación oficial.

Ligado a esto estará el número de abonados durante sus primeros años, ya que al partir de cero, la plataforma deberá hacer una campaña para satisfacer, en primer lugar, a Dorna y luego al resto de competiciones con las que negocie. La empresa española, en palabras de Carmelo Ezpeleta, su consejero delegado, "confía en esta nueva vía de emisión", pero se especula que quiere superar el millón de clientes que consiguió el canal Movistar MotoGP, con medias en las retransmisiones de casi 500.000 espectadores. Una fuerte apuesta para la OTT que, echando un vistazo hacia las otras plataformas de emisión de contenidos audiovisuales, tendrá en los dos millones de abonados de Netflix, los 475.000 de HBO y los 656.000 de Prime Video unos datos peligrosos en la comparación.

Por otra parte, está cómo hará frente a la competencia, pues tiene varias vías de negocio abiertas. Por un lado podría abrir batalla directamente contra las históricas plataformas de Telefónica, Mediapro, Orange, los canales en abierto y Vodafone, aunque éste último está reduciendo sus contenidos deportivos. Debido a los años que lleva su competencia instalada en España, ésta estrategia se arriesga complicada por el volumen de abonados e influencia que la OTT tiene de desventaja.

Por ello, es más factible que DAZN entre a las plataformas pagando por la comercialización de contenidos. Una estrategia que a la pregunta de elEconomista no descartan ya que "están abiertos a analizar todas las opciones". De llevarse a cabo esta vía, los británicos deberían negociar las competiciones con los servidores dueños de los derechos y realizar inversiones en función del número de abonados.

En el caso de LaLiga o la Champions League, los dos torneos estrella del mercado español, la plataforma de emisión en streaming tendría que entablar relaciones con Movistar+, dueña de estos derechos hasta 2022 y 2021, respectivamente. Una negociación que es muy factible ya que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) obligó a Telefónica, tras la compra de Digital+, a ceder los derechos a un precio calculado en base a los abonados de la plataforma solicitante, que además debe presentar garantías que demuestren su solidez económica. Una vía a la que intentó acogerse BeIN Connect, aunque finalmente no hubo acuerdo, y Opensport, que no garantizó la viabilidad económica precisa. Sin embargo, para DAZN, con un fuerte inversor detrás y debido a que parte de pocos abonados, podría ser factible por un precio razonable y así hacerse con los encuentros que más espectadores reúnen.

Por último, la plataforma ya ha confirmado la cesión de dos carreras del Mundial de motociclismo a Mediaset, apuesta que "más que un ahorro, supone una vía para darse a conocer", y "aspira a dar visibilidad a los deportes minoritarios". En este último punto, DAZN entraría en conflicto con LaLiga TV, la OTT propiedad de Javier Tebas que ha comprado los derechos de competiciones menores donde tiene fuerza España, como la halterofilia o el bádminton.

Una serie de apuestas que tendrá que hacer frente a corto plazo "el Netflix de los deportes", pero a las que ya se sienten preparados con su aterrizaje en España. La revolución de la emisión en streaming da un nuevo paso y amenaza con "marcar una nueva era" en la difícil batalla de los derechos audiovisuales del deporte.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0