Deporte y Negocio

El ultimátum de LaLiga al Reus: si no paga sus deudas pedirá su expulsión de Segunda

  • Podría ser después del duelo ante el Numancia, fin de la primera vuelta
  • El club debe nóminas a cuerpo técnico, personal administrativo...
  • La deuda de la entidad se estima en torno a cinco millones de euros
Javier Tebas, presidente de LaLiga. Foto: Reuters.

El pasado lunes el Reus se salvó pagando las nóminas de Dani Querol y Jesús Olmo, pero no por ello han desaparecido los problemas para una entidad que, en ese momento, tiene 12 fichas profesionales (el mínimo) para competir en Segunda. Porque LaLiga ha lanzado un ultimátum al club catalán: si no salda sus deudas antes de que termine la primera vuelta de Segunda División le intentará expulsar de la competición, según informa Marca.

La fecha límite es el 15 de enero, después del encuentro que enfrenta al Reus contra el Numancia. Si para entonces el club no ha encontrado la manera de pagar a sus empleados (está al día con sus jugadores, pero adeuda tres mensualidad a cuerpo técnico y personal administrativo, personal de la tienda oficial y trabajadores de los filiales), pedirá su expulsión de Segunda.

LaLiga cree que la disputa por parte del Reus de toda una vuelta con 12 fichas profesionales podría alterar la competición. Sin embargo, el rendimiento del equipo en las últimas jornadas lo deja en entredicho: ha obtenido 7 de 12 puntos y ha ganado a dos 'cocos' de la liga como son Alcorcón y Málaga.

En todo caso, lo cierto es que LaLiga ya intentó suspender el último partido del Reus (ante el Málaga) con la negativa de la RFEF, y también pidió medidas cautelares que el Juez de Disciplina Social de la competición rechazó aún a pesar de que le prohibió fichar, inhabilitó a su directiva frente a posibles futuros cargos en la patronal y, en definitiva, reconoció la validez de una suspensión de un club que no tuvo lugar porque "podría suponer un riesgo para la integridad de la competición y la dignidad de los deportistas, jugadores y técnicos que participan en la misma" y porque AFE no pidió esta medida.

Actualmente, la deuda del equipo es de unos cinco millones de euros, y la única solución que garantizaría la continuidad en Segunda hasta que los méritos deportivos decidiesen sería la venta de la entidad. El propietario del Reus, Joan Oliver, lleva meses intentando una operación que no consigue ejecutar. El dirigente, culpado por la plantilla desde el inicio de los problemas económicos, se va quedando sin tiempo ante una situación que cada vez es más difícil.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0