Deporte y Negocio

La figura que quiere cambiar el fútbol europeo: Stephen Ross, el socio de Javier Tebas en EEUU

  • El dueño de Relevent y su 'delfín', Charlie Stillitano, cerebros de la Superliga
  • El millonario estadounidense quiere llevar el Girona-Barcelona a Miami
  • Su proyecto 'enterraría' a la Champions y llevaría a la "ruina" a LaLiga
Stephen Ross, dueño de Relevent, en una imagen reciente. Foto: Getty.
Madrid

El fútbol se ha puesto en movimiento en los últimos años para renovarse de manera profunda. Todos los actores del deporte rey han dado una vuelta al reglamento, competiciones y el calendario del balompié, dispuesto a lucir una nueva cara tras un tiempo de estancamiento. Un proceso que transcurre a diferentes velocidades, dependiendo de los estamentos e intereses de las partes implicadas. Un camino, en definitiva, en el que aún hay mucho terreno sin explorar y en el que un empresario estadounidense pretende hacer valer su proyecto para concebir un nuevo fútbol y cambiar el statu quo de sus protagonistas.

Su nombre es Stephen Ross, y no es un completo desconocido en España. Si su nombre no dice nada al lector, quizá sí lo haga su empresa audiovisual, Relevent. En caso de no saber de su firma, es imposible que no conozca uno de sus proyectos estrella, el de llevar un partido de la liga española a EEUU, ese Girona-Barça por el que Javier Tebas, presidente de LaLiga, se ha enfrentado a la RFEF (Federación Española de Fútbol) y a la mismísima FIFA. Sin embargo, sus planes son mucho más ambiciosos.

Las últimas revelaciones de Football Leaks han sacado a la luz lo que ya se podía entrever: que hasta 16 clubes europeos estarían dispuestos a desempolvar la idea de Relevent de formar una Superliga que haría muy difícil la existencia de la Champions League. La primera intentona de la empresa, bajo la batuta de su presidente ejecutivo, Charlie Stillitano, se habría dado en 2015 y se saldó con cesiones de la UEFA a los grandes clubes de la ECA (Asociación Europea de Clubes) en una reforma de la Champions y la Europa League hasta 2021, aunque el calendario internacional no tiene modificaciones previstas hasta 2024. En cualquiera de estas dos fechas, todo podría cambiar. El presidente de la ECA, Andrea Agnelli, no escondía hace unos meses que 2024 sería clave y que el fútbol podrá evolucionar "en muchas direcciones importantes".

Lo cierto es que la firma de Ross (con una fortuna estimada en 6.700 millones, según Forbes) ya ha ido dando pasos en el mundo del fútbol. Asentado en el negocio inmobiliario, el empresario de 78 años ya adquirió a los Miami Dolphins de la NFL y en 2013 fundó la International Champions Cup, por la que cada verano los mejores equipos europeos se han ido enfrentando en pretemporada y que, en 2017, propició que se disputase un Clásico entre Real Madrid y Barcelona en Miami.

No es la única idea de Relevent, empeñada en llevar un Superclásico argentino entre River y Boca a Miami, su base de operaciones, así como una nueva International Champions Cup en invierno.

Sea como fuere, su proyecto de Superliga europea sería, salvando las distancias, una ICC a grandísima escala. Un futuro torneo que, de momento, permanece en el cajón de las proyecciones, pendiente de ser viable económicamente y que tendría el apoyo de los grandes clubes de Europa...a la par que se granjearía la oposición de los campeonatos nacionales.

El sueño de esta Relevent de Stephen Ross y su mano derecha Charlie Stillitano sería un duro golpe para las ligas nacionales y, de efectuarse, supondría una curiosa circunstancia: podría provocar un perjuicio a uno de sus propios socios, LaLiga.

Lo reconocía la pasada semana Javier Tebas, asegurando que una Superliga "sería la ruina de la liga nacional". El presidente de LaLiga, eso sí, lanzaba el 'dardo' a los equipos que estarían interesados en participar: "Es un proyecto de barra de bar". En sus críticas quedaban fuera Ross y Relevent, con la que firmó una joint venture por 15 años para llevar el fútbol español a EEUU y Canadá, relación que de momento no ha sido capaz de conseguir el ansiado partido en Miami para comienzos de 2019 y que podría verse afectada en el futuro si finalmente los intereses de una chocan con los de otra.

Entre sus últimos movimientos, Relevent ha intentado llevar la final de la Supercopa de España (que el pasado verano se jugó en Marruecos) a EEUU. Lo desvelaba Luis Rubiales esta madrugada a la Cadena Cope: "Nos hicieron una oferta para llevar la Supercopa a Miami y dijimos que no. Nos negamos a ir a Miami porque hay cuestiones que no van con nuestra forma de actuar". El presidente de la RFEF se refería a la sociedad Ross-Tebas, alma máter de ese Girona-Barça al que tanto se ha opuesto. Un proyecto que, sin embargo, es solo uno más de la amplia galería de un empresario que pretende revolucionar el fútbol tal y como se le conoce actualmente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0