Deporte y Negocio

Un juzgado español ordena a FIFA y UEFA que no pongan trabas a la puesta en marcha de la Superliga

  • Impone medidas cautelares para prohibir sanciones a los clubs y jugadores
Foto: Reuters

La justicia española ha ordenado a la UEFA y FIFA que no pongan trabas a la puesta en marcha de la Superliga de fútbol europea y no amenacen a sus clubs fundadores, entre ellos el Real Madrid, Atlético de Madrid y FC Barcelona, con sanciones, así como a sus directivos y jugadores.

Según informaron fuentes jurídicas a Europa Press, el Juzgado de lo Mercantil número 17 de Madrid ha estimado las medidas cautelares solicitadas por el procurador Manuel Sánchez Puelles en representación de la Superliga, que ha ordenado a FIFA y UEFA que se "abstengan de adoptar cualquier medida o acción" que, de forma directa o indirecta" dificulte la preparación de la Superliga.

Asimismo, el juzgado madrileño ha prohibido a ambos organismos que, durante la tramitación del procedimiento, anuncien, amenacen, inicien o adopten medidas disciplinarias o sancionadoras frente a los clubs, directivos o jugadores que "participen en la preparación de dicha competición continental.

Por otro lado, también ordena a UEFA y FIFA que se abstengan de excluir a los clubs fundadores de la Superliga y sus jugadores de las competiciones nacionales o internacionales "en las que vengan participando con regularidad o cumplan con los requisitos necesarios para hacerlo".

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, advirtió este lunes que los jugadores que disputaran la Superliga no podrían jugar con sus selecciones ni participar en la Eurocopa del próximo verano, que se jugará en 12 países entre ellos España, o en el Mundial de Catar de 2022.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.