Deporte y Negocio

La adjudicación de Tokio 2020, bajo sospecha tras el supuesto soborno a un empresario japonés

  • Takahashi habría recibido más de siete millones por ser intermediario con el COI
  • Así hizo regalos a un miembro del Comité y este influyó a la parte africana
  • Tras ser elegida Tokio, el empresario pasó al Comité Organizador de los JJOO
Foto: Reuters.

Apenas unas horas después de que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 cambiasen oficialmente de fecha, la sombra sobre su adjudicación ha vuelto a sobrevolar al Comité Olímpico Internacional (COI). Todo después de que Reuters desvelase los supuestos sobornos dirigidos hacia un empresario japonés para que la campaña de su país fuese la vencedora sobre Madrid y Estambul. Esta investigación estaría dentro de la operación que la fiscalía francesa ya abrió hace unos meses sobre los que están siendo los Juegos más controvertidos de los últimos años.

Haruyuki Takahashi, exejecutivo de la agencia de publicidad Dentsu Inc, recibió un pago de 7,4 millones de euros (8,2 de dólares) por parte del comité que encabezó la candidatura de Tokio para los Juegos de 2020. Takahashi dijo a Reuters que su trabajo incluía negociar con miembros del COI como Lamine Diack, al que le dio regalos como cámaras digitales o relojes de lujo.

Los pagos convirtieron a Takahashi en el mayor receptor de dinero del comité de ofertas de Tokio, que fue financiado principalmente por empresas japonesas. Después de su participación en la exitosa campaña de Tokio, Takahashi fue nombrado miembro de la junta del comité organizador de Tokio 2020.

Takahashi reconoció haber recibido los pagos, pero se negó a dar una explicación completa de cómo utilizó el dinero. Dijo que instó a Diack a apoyar la oferta de Tokio y negó cualquier incorrección en esos tratos. Dijo que "era normal proporcionar obsequios como una forma de lograr buenas relaciones con funcionarios importantes".

Un día antes de la votación de 2013 sobre la ciudad anfitriona, Diack informó en una reunión con los representantes africanos que planeaba apoyar a Tokio por mérito. Así lo ha desvelado el mencionado medio, contando con la fuente de abogado deportivo de Senegal.

Las acusaciones sobre el senegalés vienen de antes, ya que Francia le está investigando como beneficiario de dos millones pagados por la organización de Tokio a través de una consultoría de Singapur. Con motivo de este caso, el Gobierno japonés ha facilitado a la fiscalía francesa los registros financieros de la candidatura nipona.

Por otra parte, Tokio 2020 también pagó un millón a un instituto sin fines de lucro poco conocido dirigido por el ex primer ministro japonés Yoshiro Mori, una figura poderosa en los deportes japoneses y el jefe del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0