Deporte y Negocio

General Motors pone en peligro el próximo gran patrocinio del Manchester United

  • La compañía estadounidense cree que ya pagó de más en 2012
  • Duda si renovar un acuerdo que se saldó por casi 500 millones de euros
  • El club, en un bache profundo, ya no sería una marca tan rentable
Paul Pogba, en un partido con el Manchester United. Foto: Cordon Press.

General Motors se alzó, hace siete años, como el mayor patrocinador de un equipo de fútbol gracias al acuerdo que Chevrolet firmó en 2012 con el Manchester United por una cantidad cercana a los 500 millones de euros en siete temporadas. Varias escuadras ya le han superado con el paso del tiempo, pero este vínculo sigue siendo de los más caros e importantes. Y podría estar cerca de no repetirse.

Según informa The Times, la compañía estadounidense se está pensando no renovar el contrato (que empezó en 2014 y acaba en 2021) con los 'red devils'. Considera que, visto con perspectiva, el precio del acuerdo estuvo inflado. Las actual situación del United, hundido deportivamente a pesar de ser una de las marcas más valiosas del fútbol, es una muestra de ello.

Desde que sir Alex Ferguson se marchó en 2013, la entidad de Old Trafford ha encallado deportivamente con un gran gasto económico de más de 1.000 millones y un pobre bagaje: una Supercopa, una FA Cup, una Europa League y una Copa de la Liga. Méritos que hacen pensar a General Motors que el contrato firmado en 2012 y puesto en marcha en 2014 no ha sido rentable.

El Manchester United, de hecho, ha iniciado un proceso de búsqueda de nuevo patrocinador en vista de que la renovación con Chevrolet y General Motors es complicada. Actualmente, y gracias al acuerdo con Adidas (que le reporta 94 millones de euros al año como partner técnico) posee la tercera camiseta más cara del mercado, tras Real Madrid y Barcelona.

Por el momento, el United sigue dominando en el mercado en el territorio inglés. Esto podría cambiar en los próximos años. La pujanza de un Liverpool que está siendo tanteado por Nike y el poderío creciente de un Manchester City que ya ató a Puma pueden anticipar posibles futuros patrocinios no técnicos que aumenten el valor de sus camisetas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.