Deporte y Negocio

El conflicto entre la RFEF y Mediapro deja sin retransmisión el Clásico femenino entre Barcelona y Atlético

  • Barça TV iba a emitir el partido de este sábado sin autorización rojiblanca
  • El club madrileño vendió sus derechos a Mediapro, pero el catalán no
  • El juez impide al canal culé, otorgando las medidas cautelares a los de Roures
Foto: Europa Press.

La guerra que mantienen desde hace tiempo la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y Mediapro se ha cobrado este viernes una nueva batalla, a menos de 24 horas para que se dispute el Barcelona-Atlético de Madrid de la Primera Iberdrola. En concreto, el juzgado de primera instancia nº 47 de Barcelona ha comunicado que prohíbe la retransmisión de dicho encuentro por parte de Barça TV, atendiendo a las medidas cautelares solicitadas por el grupo de Jaume Roures, y deja así el Clásico femenino sin un operador de televisión.

El fútbol femenino ha arrancado esta temporada en España con una atención mayor, tras el reciente Mundial disputado y la compra del Real Madrid del CD Tacón, pero también con dos grandes atolladeros. Uno de ellos es el convenio colectivo, el cual sigue atascado, mientras que el otro es la eterna disputa por bien a quién corresponden los derechos de televisión.

Un problema que llegó tras la disputa entre la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y la RFEF. La primera, con el voto favorable de los 12 conjuntos que pertenecen a ella de Primera División (todos menos Barcelona, Athletic, Sevilla y Tacón), otorgó la adjudicación de las retransmisiones a Mediapro, mientras que la segunda se sintió competente para vender de forma centralizada, es decir junto a la Copa del Rey y la Supercopa masculina, los partidos femeninos.

Pero una vez la Justicia dio la razón a la ACFF, los conflictos empezaron a sucederse en la recién iniciada Liga Iberdrola. Así, en la primera jornada, el Madrid CFF se unió a los cuatro 'disidentes' e impidió la entrada a Mediapro a su estadio para retransmitir el encuentro ante el Real Betis, mientras que en la segunda jornada fue RealMadridTV la que realizó la emisión del Tacón contra el Sporting Huelva sin el consentimiento del conjunto andaluz.

Un movimiento, el de los madrileños con el canal del que será su futuro propietario, que esperaba repetir este fin de semana el Barcelona en el Clásico. Sin embargo, el juzgado nº 47 ha decidido otorgar las medidas cautelares solicitadas por Mediapro y así impedir que Barça TV emita el encuentro.

"El Barça debe abstenerse de emitir señal de imagen y/o sonido por cualquier medio y sistema, sin autorización de Mediapro"

"El auto hecho público ordena al Barcelona que se abstenga de emitir o retransmitir señal de imagen y/o sonido por cualquier medio y sistema, incluidos redes sociales y web, sin la autorización previa y expresa de Mediapro, propietaria de los derechos audiovisuales de 12 clubs de la Primera Iberdrola, por la adjudicación de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino", ha comunicado el grupo que lidera Roures.

El club catalán, al no estar integrado en la ACFF, no está autorizado a emitir ningún partido en el que participe un conjunto favorable a Mediapro (a no ser que el equipo lo autorice explícitamente), tal y como reflejó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). De esta forma, se ha bloqueado la retransmisión del Clásico y a menos de 24 horas, éste se ha quedado sin operador de televisión privando al público de ver el choque entre las subcampeonas de Champions y las campeonas de liga del pasado curso.

La operadora ha cerrado su comunicado expresando que "este conflicto es una consecuencia directa de la actitud de la RFEF, que pese a no haber manifestado ningún interés por acceder al concurso convocado por la ASFF, no ha dudado en los últimos meses en intentar impedir el cumplimiento de lo establecido en la legislación española".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.