Declaración de la renta

Todo lo que se puede deducir del IRPF en la Renta: Internet, agua, móvil...

  • La declaración de 2019 se abrirá el 1 de abril y se cerrará el 30 de junio
  • Vivienda, inversiones en empresas o los hijos, entre las rebajas habituales
  • Además de las estatales, cada Comunidad Autónoma tiene sus particularidades
Foto: Archivo.

El 1 de abril se abrirá la campaña para realizar la declaración de la Renta 2019. En un proceso que durará hasta el 30 de junio, todos los españoles que superen los 22.000 euros anuales, procedentes de un solo pagador, estarán obligados a presentar el ejercicio ante Hacienda. Un informe que dependerá de las cuentas durante el último año fiscal de cada persona, pero en el que a la hora de su desarrollo también influyen las distintas deducciones, no siempre del todo conocidas y que en muchos casos dependen de las políticas de cada comunidad autónoma (puede consultar el Manual del Ejercicio de 2018 aquí).

Aún pendiente de los posibles cambios de última hora que pueda introducir la Agencia Tributaria, como el compromiso de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos de incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros, así como cuatro a las que excedan de 300.000, Hacienda presenta en su página web las diferentes deducciones que se pueden hacer en el ejercicio fiscal.

Estas vuelven a tener un apartado estatal, es decir, para todos los contribuyentes de España, como las referentes a la compra de vivienda, inversiones en empresas o el número de hijos, pero también incluyen un espacio por autonomías. Unos aspectos que en muchos casos son similares aunque hay otros que atienden a excepciones por las particularidades de cada región.

"Con carácter general, los contribuyentes podrán aplicar la deducción por inversión en vivienda por las cantidades satisfechas en el período de que se trate por la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente", así explica la Agencia Tributaria la que es la deducción más recurrente (con anterioridad al 1 de enero de 2013) que tiene un 7,5% en su tramo estatal al que se le añade el de la respectiva Comunidad Autónoma hasta una base máxima de 9.040 euros anuales. 

Así mismo, otras de las deducciones más frecuentes son la relativa a la inversión en empresas de nueva o reciente creación, con un 30% hasta un máximo de 60.000 euros anuales, o la referente a los planes de pensiones que permite reducir la base imponible con un límite de 8.000 euros. Además, Hacienda vuelve a dejar un año más hueco a las donaciones a ONGs, entidades que difundan y/o protejan el patrimonio histórico español y la afiliación a partidos políticos, teniendo ésta última un máximo de 600 euros anuales.

La desgravación por los hijos, aplicándose al 50% en cada progenitor -en caso de ser una declaración individual-, un mínimo de 3.400 euros -si es conjunta- o 2.150 euros -si la unidad es monoparental-, es la otra deducción más habitual. Asimismo cada Comunidad tiene sus peculiaridades poniendo el foco en adopciones, discapacidades o mayores de 75 años a cargo.

Galicia y Baleares hacen hincapié en las emergencias, Murcia mira por el agua y Madrid por las inversiones en Bolsa y clubes deportivos

Unas rebajas por región que tienen, en muchos casos, singularidades en lo que se busca premiar. Por ejemplo, en Galicia los contribuyentes pueden deducir una parte de las cuotas que hayan destinado durante el año a contratar servicios de Internet o las cantidades recibidas en subvenciones para reparar los daños causados por los incendios de 2017 o por la explosión de material pirotécnico en la provincia pontevedresa de Tui en 2018.

Estas ayudas públicas también entran en los descuentos fiscales de Baleares. En este caso por las inundaciones debidas a la gota fría, las zonas que el Consejo de Ministros catalogó de afectadas de emergencia tienen la opción de aplicar el tipo medio de gravamen al importe de la subvención en la base liquidable.

En Murcia, sin embargo, la particularidad más singular se da con lo referente al agua. En 2006, la Región aprobó una deducción del 20% en inversiones realizadas en dispositivos domésticos de ahorro de agua con un máximo de 60 euros de rebaja. Un porcentaje de resta similar al que Madrid destina a las inversiones realizadas en Bolsa, aunque la gran diferencia en la capital se da con los clubes deportivos que persigan fines culturales, asistenciales, educativos o sanitarios.

Por último, la gran mayoría de Comunidades Autónomas también destinan un apartado especial a la rehabilitación de núcleos rurales, así como a la protección del patrimonio cultural y el beneficio sobre el medio ambiente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Usuario validado en elEconomista.es
prestamos.store
A Favor
En Contra

Gracias por explicar todo

Puntuación 0
#1