Cataluña

Los ingenieros industriales ven inviable el plan energético de la Generalitat para 2030 y 2050

  • Calculan que la descarbonización requiere 225.000 millones y 160.000 nuevos empleos

El Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña advierte de que la hoja de ruta de la Generalitat de Cataluña para cumplir el objetivo europeo de neutralidad climática en 2050 es irrealizable, al igual que lograr el objetivo intermedio de 2030.

En un informe sobre la transición energética en Cataluña consultado por elEconomista, los ingenieros consideran que las previsiones de evolución del consumo de la administración autonómica son demasiado optimistas respecto a su crecimiento moderado, y que las vías para cubrir esta demanda son limitadas y "confunden descarbonizar con electrificar", cuando hay una parte relevante del consumo –como el industrial y el del transporte pesado- que deberá cubrirse con otras energías, como el hidrógeno, el biogás y combustibles sintéticos.

También señalan que las energías renovables no pueden ser el único pilar del sistema eléctrico, porque se requiere "potencia firme" que esté disponible en cualquier momento para atender la demanda, lo que pasa por ciclos combinados de hidrógeno, baterías y otros sistemas de almacenaje de energía, y mecanismos de bombeo reversible en las centrales hidroeléctricas.

Los ingenieros apuntan que la Generalitat prevé instalar más potencia eólica terrestre de la que es técnicamente posible por los requisitos de separación entre aerogeneradores, y que la lentitud burocrática para tramitar nuevos proyectos hace imposible alcanzar los objetivos marcados.

El papel de las nucleares

Asimismo, auguran imposible conseguir la descarbonización si se mantiene el calendario de cerrar las centrales nucleares en 2035, y si no aumenta la interconexión energética con otros países, ya que la mitad del hidrógeno verde necesario deberá importarse porque el sistema eléctrico local no puede soportar su producción total al requerir de un elevado consumo eléctrico.

De hecho, países como Reino Unido están apostando por generar hidrógeno con energía nuclear, sistema que los ingenieros califican de muy eficiente.

Los ingenieros también ponen cifras de inversión y mano de obra para acometer la transición energética en Cataluña: 225.000 millones de euros públicos y privados y 160.000 empleos adicionales de profesionales cualificados.

Actualmente, con el auge del autoconsumo por los elevados precios de la electricidad, ya se está sufriendo la falta de instaladores con los conocimientos necesarios para poner a punto instalaciones fotovoltaicas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.