Cataluña

El Prat prueba un pionero sistema de embarque mediante reconocimiento facial

  • Se aplica en la ruta Barcelona-Málaga de Vueling, impulsora de la tecnología junto a Aena
  • También participan en el proyecto Goeasier, Idemia, Indra, Materna-ips y Mobbeel
Reconocimiento facial en la facturación del equipaje en El Prat. EE

El Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat ha puesto en marcha la primera prueba piloto en Europa de un sistema de reconocimiento facial del pasajero que permite realizar todo el proceso de facturación y embarque sin necesidad de mostrar documentación, simplemente con el rostro.

El proyecto, que durará seis meses y por ahora está operativo para los trayectos Barcelona-Málaga operados por Vueling, usa la biometría para asociar el rostro del viajero a su documento de identidad y a la tarjeta de embarque, de forma que puede llegar a su asiento en el avión sin tener que mostrar documentación en ningún momento en el aeropuerto, agilizando todo el proceso.

Así lo han explicado este miércoles la directora de Innovación, Sostenibilidad y Experiencia de Cliente de Aena, Amparo Brea, el director de Atención al Cliente de Vueling, Calum Laming, y la directora del aeropuerto barcelonés, Sonia Corrochano, en la presentación de la prueba.

Además de Aena y Vueling, el proyecto se ha desarrollado junto con un grupo de empresas formado por Goeasier, Idemia, Indra, Materna-ips y Mobbeel.

"El embarque y el paso por el aeropuerto del futuro es este", ha aseverado Brea, subrayando que, además de la agilidad y rapidez que brinda a los pasajeros, el proyecto también incrementa la seguridad, pues la comprobación de identidad mediante este sistema biométrico "es más segura que la de un chequeo visual" por parte del personal de las aerolíneas, informa Efe.

Tras pruebas anteriores llevadas a cabo por Aena en Madrid o Menorca, en las que se usaba el reconocimiento facial para solo algunos de los pasos a realizar en el aeropuerto, el sistema implementado en El Prat es el primero de Europa, y uno de los primeros del mundo, en integrar todos los procedimientos, desde la autofacturación del equipaje hasta el control de embarque, pasando por el filtro de seguridad.

Aunque no han detallado el ahorro de tiempo que se logrará con este sistema, las pruebas previas en Menorca y Madrid redujeron la espera de los usuarios un 45%, por lo que se espera que en este caso sea superior.

Los pasajeros de la ruta Barcelona-Málaga de Vueling que quieran participar en la prueba deberán seguir unos sencillos pasos para "enrolarse" en el sistema.

El primer paso, que se puede hacer desde casa mediante la aplicación móvil de Aena -si se dispone de un DNI digital-, o en unas máquinas habilitadas por la gestora aeroportuaria en El Prat, es vincular el rostro del viajero con su documento de identidad (DNI o pasaporte), para posteriormente asociarlo a la tarjeta de embarque.

Con esta información vinculada, el sistema de reconocimiento facial permite que el pasajero haga él mismo la facturación de su equipaje, le permite pasar el control de la tarjeta de embarque -donde se ha habilitado un pasillo específico para los voluntarios de la prueba- en el filtro de seguridad y, finalmente, cruzar la puerta de embarque, todo sin mostrar nada más que su cara.

Evidentemente, este sistema no exime al pasajero de pasar por el control del arco de seguridad y de la revisión del equipaje de mano.

Por ahora, la prueba piloto se ha implantado únicamente en la ruta Barcelona-Málaga de Vueling, una de las más "populares" de la compañía, con una frecuencia de unos siete vuelos diarios, aunque se estudia ampliarlo a otros destinos nacionales con mucha demanda, como Sevilla, Bilbao o Madrid.

En cuanto a los viajes internacionales, Laming ha indicado que de momento no se contemplan porque requieren acuerdos con los otros países para el uso del reconocimiento facial y la verificación documental.

"Se trata de un proyecto de gran complejidad tecnológica, hemos trabajado mucho para integrar todos los sistemas", ha subrayado Corrochano, que ha celebrado la puesta en marcha del proyecto en El Prat y ha agradecido la participación a todas las compañías colaboradoras.

Por su parte, Laming ha expresado su orgullo por el hecho de que Vueling sea "la primera aerolínea de Europa en tener esta experiencia tan completa" y ha subrayado que el sistema "es un paso importante" para seguir mejorando la experiencia de vuelo de sus clientes, "para que sea la mejor posible".

Sobre la protección de los datos biométricos obtenidos, Brea ha indicado que Aena es quien los custodia y ha asegurado que no se cederán a terceros ni se usarán para nada más que el sistema de reconocimiento, mientras que Laming ha añadido que Vueling no tiene acceso a esa información.

"Si la prueba es exitosa, que esperamos que así sea, haremos un plan de despliegue de las infraestructuras, ya no para pruebas, sino para la implementación de estas tecnologías en el aeropuerto", ha indicado la responsable de innovación de Aena, que, sin embargo, ha dejado claro que siempre se mantendrá la opción convencional.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin