Cataluña

Leds C4 estrena centro de diseño e innovación en Madrid

  • La compañía de iluminación ha invertido dos millones de euros
  • Prevé acabar el año con una facturación de entre 82 y 85 millones
Espacio iluminado por Leds C4. EE

La compañía catalana de iluminación Leds C4 ha abierto un centro de diseño e innovación de 1.000 metros cuadrados en Madrid tras invertir dos millones de euros, con el objetivo de avanzar en su apuesta por la tecnología y la personalización. Cuenta con una plantilla inicial de 25 personas.

Leds C4 es una de las mayores empresas de iluminación en España, con más de 50 años de trayectoria y fuertemente internacionalizada, pero no es conocida por el gran público porque sus clientes son otras empresas, como explica a elEconomista su director general, Xevi Corrons.

Además de operar en España, cuenta con filiales en países como Sudáfrica, Dubái, Singapur, Alemania, Colombia, Perú, Estados Unidos, el Reino Unido y China. Opera en 140 países y exporta el 75% de su producción. Asimismo, sus productos iluminan espacios como oficinas, grandes superficies, comercios y hoteles.

"Leds C4 ha sido una empresa muy activa y se ha centrado en ir mejorando sus productos y añadiendo nuevas tipologías de producto", señala Corrons. En las oficinas, por ejemplo, se ha pasado de una iluminación técnica a una decorativa.

"El hecho de ser una empresa que ofrece soluciones que van más allá tanto de la decoración como de la parte técnica nos permite ser una potencia importante. Si a esto le sumas la conectividad, todavía más", argumenta el directivo.

Y es que Leds C4 es innovación. Muchos pensarán que poco se puede innovar en el sector de la iluminación, pero no es así. "En nuestro portfolio tenemos productos más sencillos y otros más avanzados. Esta variedad nos permite hacer proyectos tan variados como una gran superficie o unas oficinas con control de la iluminación y conectividad".

Ahorro y productividad

Leds C4 destina a Investigación y Desarrollo alrededor del 8% de su facturación, que este año se situará entre los 82 y los 85 millones de euros. Esto se traduce en ser la primera empresa en apostar por la iluminación LED, tecnología que se ha convertido ahora en estándar incluso en las casas por su rendimiento y a la vez bajo consumo. Esto es lo que les ha permitido también crear un sistema de iluminación inteligente que responde a múltiples variables.

Corrons detalla que "estas iluminarias llevan un sensor integrado y están preparadas para transferir datos. Estos sensores son capaces de crear un mapa de calor según la actividad de las personas que rodean a las iluminarias".

Por ejemplo, este sistema es capaz de adaptarse a los ritmos circadianos de los trabajadores de unas oficinas variando la intensidad de la luz según la luz natural que entra en sus estancias. "Está demostrado que la productividad aumenta si la persona trabaja en un estado de bienestar en, más o menos, un 15%", apunta.

Pero este sistema de iluminación no solo mejora el bienestar de las personas y se adapta a sus necesidades, sino que además trabaja activamente para reducir el consumo de la instalación. Los resultados son sorprendentes.

"Hicimos una prueba en cuatro plantas de la Torre Glòries de Barcelona y medimos que esta adaptación y regulación según la luz natural y la presencia de trabajadores permitió un ahorro del 80% de la energía", cifra.

Corrons admite que, precisamente en ese edificio, hay mucha luz natural, pero también añade que las instalaciones en las que se probó esta tecnología correspondían a un espacio de coworking, con lo que muchas estancias están vacías. El director general de Leds C4 asegura que, como ocurrió con la iluminación LED, "esto ha venido para quedarse".

Corrons achaca el éxito de su empresa al "magnífico equipo de 400 personas que la conforman". De hecho, toda esta tecnología de luz inteligente "está diseñada por nosotros mismos".

La fabricación corre a cargo de terceros, garantizando un estándar de calidad innegociable, pero buscando la mayor rentabilidad posible dentro de esta calidad. El software de este sistema, según explica, está desarrollado por empresas especializadas, "aunque nosotros lo modificamos y adaptamos a lo que necesitamos para que funcione como queremos", dice Corrons.

Más información en la revista Catalunya

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.