Cataluña

El ocio nocturno catalán podrá abrir hoy con un 70% de aforo y pista de baile

  • Los clientes deberán acreditar su vacunación o una PCR o test de antígenos negativo
  • Se obliga el uso de la mascarilla cuando no se esté consumiendo
  • El protocolo de la Generalitat ha sido avalado por el Tribunal Superior de Justicia

Los locales interiores de ocio nocturno catalanes podrán reabrir la medianoche de este jueves al viernes, tras más de 530 días de cierre por la pandemia -con algunos periodos fugaces de apertura parcial-, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya avalado el protocolo fijado por la Generalitat, que prevé un aforo máximo del 70% y permitirá el baile.

Para acceder a los establecimientos, los clientes deberán acreditar que están vacunados con el correspondiente certificado digital o impreso o, como alternativa, presentar un PCR o test de antígenos negativo realizado en un "lugar homologado" con una antelación máxima de 72 y 48 horas, respectivamente. Asimismo, deberán llevar mascarilla si no están consumiendo, y no se podrá beber en la pista de baile.

Las discotecas podrán abrir hasta las 5:00 horas entre semana y hasta las 6:00 horas los fines de semana o la vigilia de días festivos, con 30 minutos para que los responsables de los establecimientos puedan cerrar. En el caso de los bares musicales, podrán abrir hasta las 2:30 horas entre semana y hasta las 3:00 horas los fines de semana.

Fecasarm celebra la reapertura con matices, ya que lamenta que llega muy tarde y que les obliga a vigilar que los clientes lleven la mascarilla si no están bebiendo, según el sistema ideado por el Govern, que tiene una vigencia inicial de 15 días.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.