Cataluña

Uriach vende su negocio farmacéutico al fondo MCH y se centrará en cuidado personal

  • Prevé facturar entre 450 y 500 millones en 2025 con compras en Europa
El consejero delegado de Uriach, Oriol Segarra. Foto: Luis Moreno.

Uriach ha acordado la venta de su negocio farmacéutico al fondo MCH y se centrará en la división de autocuidado personal (Consumer Healthcare), que era la de mayor crecimiento en los últimos años y que prevé doblar tamaño hasta 2025 alcanzando entre 450 y 500 millones de euros de facturación a través de adquisiciones y avance orgánico.

El negocio farmacéutico, que supone alrededor de un tercio de Uriach y su base histórica, incluye moléculas, genéricos y fabricación para terceros, con dos plantas de producción en Cataluña y una facturación prevista de 80 millones de euros este año.

La formalización de la venta, en la que también participan como parte compradora un grupo de family offices catalanes no vinculados al sector farmacéutico, se prevé para antes de que acabe el año.

El consejero delegado de Uriach, Oriol Segarra, ha explicado en rueda de prensa que el acuerdo de venta incluye el mantenimiento de la plantilla de la división escindida (unas 400 personas) y las condiciones laborales, y ha defendido que esta decisión era "la mejor solución" para favorecer el crecimiento de ambos negocios.

Ha añadido que supone la culminación de una transformación realizada en la última década en la compañía catalana, impulsada por la quinta generación de la familia propietaria, para ganar tamaño, rentabilidad, profesionalización, internacionalización y un enfoque hacia productos de cuidado personal naturales con base científica, como son Biodramina, Aerored y Aquilea.

Para crecer en este negocio, Uriach mantiene los planes de buscar compras en Francia, países nórdicos y algunos mercados de Europa del Este. En febrero ya anunció su mayor adquisición hasta el momento con la incorporación de Sidroga, con la que entró en Alemania, Austria y Suiza.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.