Cataluña

Colau adjudica a Asistea la participación municipal del 15% en Serveis Funeraris de Barcelona

  • La compañía vasca será el socio minoritario de la firma que controla Mémora
Tanatorio de Les Corts, en la ciudad de Barcelona, gestionado por Mémora. EE
Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona ha cerrado la adjudicación del 15% del capital que controlaba en Serveis Funeraris de Barcelona al grupo vasco Asistea.

La adquisición del 15% de Serveis Funeraris de Barcelona supondrá la entrada del grupo en el mercado de los servicios funerarios de Cataluña.

La operación, que está pendiente de los trámites administrativos y societarios correspondientes, se ha cerrado mediante una subasta pública a la que únicamente ha concurrido la compañía vasca.

Fruto de la adquisición, Asistea será el socio minoritario de Serveis Funeraris de Barcelona, ya que el 85% está en manos del también grupo funerario Mémora.

El Ayuntamiento de Barcelona decidió poner a la venta su participación en la compañía de capital privado -que ostentaba a través de la empresa municipal Barcelona de Serveis Municipals B:SM-, el pasado mes de febrero.

La decisión, tomada por acuerdo del pleno municipal, se basó en un informe económico que lo consideraba un imperativo financiero, ya que los activos no se habían revalorizado desde el 2016 y no generaban dividendos. Además, topaba con la intención del equipo municipal de la alcaldesa Ada Colau de dotar al Ayuntamiento de una empresa pública de servicios funerarios.

De hecho, esta es la segunda desinversión realizada en Serveis Funeraris de Barcelona, ya que en 2011 el Consistorio se desprendió de un 36% del capital.

En la actualidad, Asistea gestiona 25 tanatorios, 5 crematorios, 16 oficinas de atención y presta más de 10.000 servicios al año, con una plantilla de 250 trabajadores y presencia en el País Vasco, Cantabria y la Comunidad de Madrid.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.