Cataluña

"En Europa, la cautela ante el cambio digital hace que muchas organizaciones se queden atrás"

  • "Las organizaciones necesitan centrarse en saber realmente cómo funcionan y desafiar algunas de sus presuposiciones básicas"
Michael Wade, Profesor de Innovación y Estrategia en la escuela de negocios IMD. Luis Moreno

El profesor de Innovación y Estrategia de la escuela de negocios IMD Michael Wade habló con elEconomista con motivo de su conferencia, a directivos y empleados de CaixaBank en Barcelona, para ofrecer su visión sobre la disrupción digital, tema en el que es referente internacional.

¿Todas las empresas necesitan una transformación digital?

Definitivamente, no. Las empresas deberían preguntarse: ¿la necesitamos? La respuesta depende, básicamente, de si están delante de una gran oportunidad en el mercado o delante de una gran amenaza. Si la respuesta es 'no', mi consejo es que no se transformen, porque es complicado y se necesitarán muchos recursos y tiempo.

¿Hay algún sector que no esté haciendo la transformación digital y que debería hacerla?

Ha habido un gran cambio en los últimos años. Cuando empezamos a tener en cuenta la transformación digital, las industrias que dedicaban más tiempo a ella eran las que uno se podía esperar. Hay mucha tecnología disruptiva en el sector de los servicios financieros, medios de comunicación, compañías de retail, de telecomunicaciones… y las otras empresas tenían una actitud de sentarse en un rincón y observar. Pero hoy creo que no hay una sola industria que no esté haciendo algún tipo de transformación digital.

¿Considera que los ejecutivos están preparados para liderar esta transformación?

Creo que la mayoría de los ejecutivos están preparados para liderar un proceso de cambio tradicional. Esos ejecutivos llevan dirigiendo procesos de cambio durante toda su carrera profesional. Pero el problema es que, en muchos casos, la transformación digital no se parece en nada a los procesos de cambio tradicionales, porque es más compleja, no se puede predecir y es dinámica.

"Hoy creo que no hay una sola industria que no esté haciendo algún tipo de transformación digital"

¿Cuál es el rol de cada cargo para este reto?

Para los líderes, los altos ejecutivos y los directores, la responsabilidad es crear una visión de esta transformación y definir de qué manera la llevarán a cabo y por qué. Los cargos intermedios tienen un nuevo rol no tradicional, que consiste en establecer un modelo operacional, los sistemas y los procesos para que estas compañías consigan su visión. Además, también necesitan saber escuchar, para ajustarse al curso correcto de las cosas a medida que las situaciones cambian en el mercado. Y, por último, los empleados son quiénes deben hacerlo.

En IMD habéis desarrollado los factores de éxito para la transformación digital, ¿cuáles son?

Se basan en las tres capacidades que conforman el puzzle de la agilidad: alerta permanente, toma de decisiones y ejecución rápida. La primera es una capacidad para detectar qué ocurre en el mercado que podría impactar en tu desempeño, tanto los elementos externos como nuevas tecnologías, competidores, amenazas u oportunidades, como el elemento interno de escuchar qué está ocurriendo en la organización. La segunda pieza del puzzle consiste en traducir esta información, que puede ser muy extensa, en decisiones. Y el último componente es llevarlas a cabo, sin quedarse estancando en la burocracia.

¿Y los factores a evitar?

Uno de los errores clásicos que cometen las empresas es que la tecnología las seduce. Cuando existe una tecnología excelente, la quieren y olvidan enfocarse en por qué es usada o qué beneficio puede brindarles. Además, las empresas se centran más en los disruptores, las empresas rompedoras, que no en cuál es la disrupción que está sucediendo en sus industrias y cómo ganar terreno.

"Capacidades de la agilidad: alerta permanente, toma de decisiones y ejecución rápida"

Usted ha vivido y trabajado en América, Europa y Asia, ¿dónde están mejor preparados para la transformación digital?

Las empresas se han puesto del lado de la transformación digital en diferentes partes del mundo. China está liderando el camino en el lado de la innovación tecnológica y Estados Unidos está guiando el camino de la innovación empresarial. En el caso de Europa, hay muchas organizaciones aquí que están adoptando un enfoque más cauteloso.

¿Significa que Europa se está quedando atrás?

Sí. Europa tiene la complicación de que hay muchos países con diferentes reglas y regulaciones, diferentes lenguas y culturas, y eso a menudo se usa como una excusa, pero no estoy seguro de si eso realmente debería detener a Europa. También hay otros factores. La cultura de la experimentación y el riesgo es me-nor. Aquí está el estigma del fracaso y el sistema de capital riesgo no es tan fuerte como en los Estados Unidos o China, donde invierten mucho dinero en nuevas ideas.

"Si no tenemos cuidado, estaremos dominados o bien por jugadores estadounidenses o por jugadores chinos"

¿Cree que existe una guerra mundial digital para liderar los cambios?

Es interesante, porque China y Estados Unidos están invirtiendo masivamente, pero parece como si hubieran dejado los territorios de origen de cada uno para sí mismos. No se ven demasiados gigantes digitales estadounidenses que operen en China y viceversa, y eso significa que el resto del mundo es el campo de batalla. Si no tenemos cuidado, estaremos dominados o bien por jugadores estadounidenses o por jugadores chinos.

¿Cuál es el mayor desafío que tienen las empresas?

Creo que sería el del cambio cultural. Las organizaciones necesitan centrarse en saber realmente cómo funcionan y desafiar algunas de sus presuposiciones básicas. En los puestos de liderazgo hay personas muy exitosas, pero han tenido éxito en un mundo muy diferente al de hoy.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0