Castilla y León

La ONCE mejoró un 9,53% sus ventas de juego en Castilla y León en 2018 e incorporó 184 nuevos afiliados

La consejera de Familia, Alicia García, junto a Rosa Mª Rubio Lázaro e Ismael Pérez Blanco e Imelda Fernández, vicepresidenta del Consejo General
Valladolid

La ONCE ha experimentado un aumento de ventas del 9,53% el año pasado en Castilla y León, lo que, según la organización, garantiza su nivel de inversión social destinada íntegramente a la mejora de la calidad de vida y a ofrecer oportunidades para las personas ciegas y con discapacidad de esta Comunidad.

De hecho, en 2018, un total de 184 personas se incorporaron como nuevos afiliados a la Organización en Castilla y León al perder toda o parte de la visión, y recibieron un apoyo integral para intentar cubrir todas sus necesidades laborales, educativas, culturales, etc. como ya ocurre con los 4.217 afiliados con los que cuenta la ONCE en la región, de ellos 380 estudiantes.

Por otra parte, en materia de empleo, la ONCE en esta Comunidad, ha realizado, 169 nuevas contrataciones, de las cuales 41 han sido contratos indefinidos; lo que supone un afianzamiento del empleo de calidad y sitúa la plantilla media de la Organización a finales de 2018, en 865 personas, de las cuales 735 son vendedores, todos ellos con discapacidad.

Así lo han afirmado hoy Rosa Mª Rubio Lázaro, nueva presidenta del Consejo Territorial de la ONCE, e Ismael Pérez Blanco, quien renueva como delegado territorial en esta Comunidad Autónoma. Ambos cargos, han surgido de las nuevas elecciones democráticas celebradas el pasado mes de diciembre en la ONCE.

Ismael Pérez continúa

Ismael Pérez y Rosa Mª Rubio, comprometieron su esfuerzo durante los próximos cuatro años para tratar de mejorar la calidad de vida de las personas ciegas y el resto de personas con discapacidad en Castilla y León, tratando de darles voz y atender sus requerimientos y necesidades.

En este acto, los responsables ONCE, han contado con la presencia de la Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Alicia García, el Delegado Territorial de la Junta en Valladolid, Pablo Trillo, así como de representantes de la discapacidad, Tercer Sector, y distintas personalidades de la vida social, política, económica y cultural de esta Comunidad.

En el acto de presentación, Imelda Fernández, Vicepresidenta del Consejo General de la ONCE, mostró su satisfacción por el trabajo realizado por la Organización durante los últimos cuatro años, y aseguró que abordan el nuevo mandato surgido de las urnas con la ilusión de cumplir los compromisos que contiene el programa de gobierno aprobado por el nuevo Consejo General de la ONCE.

En este sentido, recordó que la máxima de la Organización pasa por abordar el futuro siempre con la máxima ilusión, potenciando las áreas que mejor potencian la inclusión real, como son la educación, el empleo y la accesibilidad, sin olvidar lo importante que son otros aspectos de la vida como el acceso al ocio, al tiempo libre o a las nuevas tecnologías.

Imelda, recordó además que el Grupo Social ONCE, que es la suma de ONCE, Fundación e Ilunion daba empleo directo a finales de 2019 a más de 73.000 trabajadores y trabajadoras, casi un 60% con discapacidad, lo que le afianza en el primer puesto como mayor empleador de este colectivo y como cuarto empleador global a nivel del Estado.

Finalmente, afirmó que la ONCE seguirá trabajando al lado de la sociedad con toda la estructura de acción social que se agrupa en el Cermi en Castilla y León, la Plataforma del Tercer Sector o los agentes de la economía social, para poner siempre a las personas por delante y seguir construyendo sociedades más inclusivas para todos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.