Castilla y León

Los economistas advierten a las empresas de Castilla y León de la "urgente necesidad" de posicionarse en Asia

Valladolid

El Servicio de Estudios Económicos (ECOVAEstudios) del Colegio de Economistas de Valladolid, Palencia y Zamora, considera "excelente" el balance del comercio exterior en Castilla y León en 2021, que se ha consolidado en el primer trimestre del presente año.

El director de ECOVAEstudios, Juan Carlos De Margarida, ha considerado que "las exportaciones están centradas fundamentalmente en Europa, aunque existe una urgente necesidad de posicionarse en mercados emergentes como Asia, siendo esto ahora más necesario ante el conflicto bélico Ucrania-Rusia".

Con el escenario de la guerra presente y analizando las consecuencias económicas que de ello se derivan para el comercio exterior, De Margarida ha explicado que "la brecha en los precios respecto al resto países de la UE hace que los precios de nuestras exportaciones sean más elevados", lo que trae aparejado consigo unas consecuencias directas, como son "la disminución de ventas de las industrias de la región, así como la falta de competitividad empresarial".

En este sentido, el director de ECOVAEstudios, ha puesto de manifiesto que la "solución momentánea que están llevando a cabo las empresas pasa por disminuir márgenes", cuestión por lo que existen las buenas cifras del comercio exterior regional. No obstante, el Observatorio ha alertado de un peligro si sigue subiendo la inflación y los precios de los costes de producción, y se mantienen los márgenes en los niveles más bajos, lo que podría conllevar "reducciones de plantillas de trabajadores, provocando un incremento del desempleo en suma con un aumento del coste social del Estado".

Por otro lado, las variables analizadas por ECOVAEstudios reflejan "la fuerte concentración empresarial de la región, lo que pone de relieve las dificultades para potenciar la internacionalización de pymes; así como la baja capacidad exportadora de nuestro tejido empresarial", lo que arroja una "situación de dualidad al coexistir un amplio número de empresas que exportan muy poco y de forma irregular, junto con un reducido núcleo empresarial que exporta de manera regular y que supone el grueso del comercio exterior".

Además, el director del Servicio de Estudios ha constatado que "nos encontramos ante un futuro incierto, donde la incertidumbre y los acontecimientos geopolíticos producirán un grave peligro de déficits exteriores, ya que las empresas exportadoras de la región se encuentran especializadas en productos muy sensibles a las variaciones de precios y con una tendencia alcista en la actualidad, junto con una gran dependencia energética que incrementa considerablemente el coste de las importaciones".

De Margarida ha concluido advirtiendo de la "necesidad de una colaboración público-privada para impulsar el Comercio Exterior de nuestra región al objeto de que las instituciones públicas tomen en cuenta las propuestas del sector empresarial" y ha hecho un llamamiento para que los Fondos Europeos "no se desvíen para atender las consecuencias del impacto del conflicto armado, sino que sean los impulsores de la internacionalización de las empresas, junto con la acometida de reformas estructurales más que necesarias que garanticen la estabilidad económica y social de las nuevas generaciones, así como que sirvan para preparar el camino de la reactivación económica una vez que la guerra toque a su fin".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin