Capital Riesgo

El capital riesgo prepara 30.000 millones pese al enfriamiento de las operaciones

Madridicon-related

Pese a vivir un año en el que el número de operaciones se ralentizó, cayeron las valoraciones y se redujo también el volumen de capital transaccionado, 2023 fue un ejercicio de preparación artillera por parte de los fondos para levantar capital. La previsión es superar los 30.000 millones de euros en vehículos de capital riesgo, private equity, deuda e inversión inmobiliaria, principalmente, según el recopilatorio elaborado por M&A Community para elEconomista.es. Las cifras ponen de manifiesto la esperanza de los grandes inversores en protagonizar nuevas operaciones en este año, si bien todo el volumen anunciado en los últimos meses puede verse comprometido por el difícil contexto que está viviendo el fundraising por parte de los gestores de los fondos para conseguir capital de sus accionistas.

El fondo con mayor volumen prometido es el de Asterion, de 3.000 millones de euros. El grupo dirigido por Winnie Wutte, Jesús Olmos y Guido Mitrani está acostumbrado a invertir en infraestructuras, energía y telecomunicaciones. En este último sector, la compañía está plenamente activa desde el lado vendedor y comprador con el proceso de desinversión de los centros de datos Nabiax en marcha y la creación del grupo nacional de fibra Olin, respectivamente.

A los planes de Asterion le han seguido los de la plataforma N-Sun, de Alantra y Solarig, que prepara un vehículo de inversión para invertir 1.700 millones en energía solar. Hasta ahora ya ha cumplido algunos hitos, tras alcanzar los 600 MW en desarrollo y comprometer financiación bancaria por más de 200 millones de euros, como explicó este medio.

Otro private equity español que lanzó un nuevo fondo fue Miura, con su cuarto vehículo generalista para centrarse en varios sectores, siguiendo siempre el patrón marcado hasta el momento: empresas medianas en manos de familias. El tamaño objetivo del fondo es de 450 millones, si bien existe la posibilidad de que la cifra puede elevarse hasta los 475 millones de euros.

Foco tecnológico

Entre los fondos de gran volumen centrados en el mundo startup aparece Mundi Ventures, que busca hacerse con hasta 1.000 millones de euros para su próximo vehículo de inversión, lo que supondría la mayor cifra levantada por una empresa española de venture capital privada.

Ya con un tamaño inferior figura en otro escalón K Fund, que aspira a levantar 11 millones de euros para compañías en fases muy iniciales (pre-seed), cuyo volumen de negocio sea menor al millón de facturación y su valoración de empresa no supere los cinco millones, y también en paralelo ha lanzado su fondo K3, de 80 millones.

De un tamaño similar es Protein Capital Fund SLP, de Protein Capital, con 12 millones de euros para invertir no sólo en equity, sino también en los tokens -instrumento similar a las acciones- de empresas dentro del ecosistema blockchain.

El volumen de capital total a levantar es realmente mayor si se tienen en cuenta todos los fondos anunciados durante 2023 sin haber fijado todavía su tamaño objetivo. En este sentido aparecen hasta 41 vehículos en el recuento de M&A Community, como las sociedades de capital riesgo Citrinver Inversiones (familia Camarasa), Hercapital (familia Hernández) o Turna (Navarro Pertusa).

Sebastián Montoya, director para el sur de Europa y Latinoamérica de M&A Community-iDeals, explica que el volumen de nuevos fondos levantando capital en España experimentó un crecimiento del 20% en comparación al 2022. "Es un dato interesante, teniendo en cuenta las tendencias globales para el capital privado y el mercado de M&A que hemos visto el año pasado", afirma en relación a la ralentización de las operaciones tras las subidas de los tipos de interés.

Fondos de deuda y ladrillo

La inversión inmobiliaria copó gran parte del protagonismo de los vehículos anunciados durante el pasado año. Tres de los más voluminosos fueron Medan Asset Management (Partners Group, Jorge Morán y Grupo la Finca), Azora European Hotel & Lodging II y Palatino Residencial (Bankinter y Vía Ágora). Los tres vehículos aspiran conjuntamente a alcanzar una inversión de aproximadamente 3.000 millones de euros para destinarlos al negocio del alquiler de viviendas o en activos vacacionales.

En un escalón inferior de volumen aparecen GBS REIM, de GBS Finance y Nona Capital, con 500 millones de euros, y la joint venture de Bain Capital y la compañía española de promoción e inversión inmobiliaria Conren Tramway, que focalizará sus esfuerzos en la compra y promoción de activos logísticos en España -también en Portugal- durante los próximos cinco años.

Al margen del capital, los fondos también detectaron una oportunidad para apoyar empresas desde la deuda. El caso paradigmático fue el vehículo que preparan LCM Partners, de 3.000 millones de euros y cuya gestión recae sobre Beka Titulización. La firma especializada en carteras de crédito al consumo y a pequeñas y medianas empresa concretó que el primer cierre de su fondo lo destinó a una cartera de activos adquirida a una entidad financiera española.

Otra firma que ha apostado por levantar deuda es Kobus Partners, que prepara el lanzamiento de su segundo vehículo de este tipo por hasta 200 millones con la meta de financiar proyectos verdes, o Terram Private Debt, un compartimento dentro del fondo de inversión alternativo luxemburgués de Atitlan, que pretende superar los 100 millones de capital bajo gestión a final de año.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud