Canarias

Desde Canarias, al servicio de nuestra sociedad

  • Nuestra misión fundamental es la de estar preparados para intervenir en cualquier momento
Carlos Palacios Zaforteza, General Jefe del Mando de Canarias, Comandante del Mando Componente Terrestre de la Operación Balmis
Las Palmas de Gran Canaria

Estamos viviendo una época totalmente nueva en la historia reciente de España. Nos tendríamos que remontar a la llamada "gripe española" en los albores del siglo XX para encontrarnos con una situación semejante a la de estos dos últimos meses en nuestro país. Sin duda una tragedia que nos ha dejado más de 24.000 fallecidos, de los que una gran parte han sido nuestros mayores, padres y abuelos que nos han abandonado prematuramente por culpa de esta grave crisis sanitaria. He tenido la oportunidad de seguir la pandemia desde una posición privilegiada como jefe del Mando Componente Terrestre de la Operación Balmis, liderando desde Madrid el despliegue del Ejército de Tierra en la crisis a lo largo de la geografía nacional. Han sido dos meses de jornadas de trabajo intensivas intentando adecuar la respuesta del Ejército de Tierra a las necesidades que nos iba trasmitiendo la sociedad a través de las autoridades civiles, especialmente Directores Insulares, subdelegados y delegados del Gobierno, pero también a través de los contactos diarios que nuestras patrullas realizaban por las calles de las ciudades y pueblos de España.

El conocimiento de la situación nos ha permitido articular una respuesta flexible que ha llegado a los rincones más distantes de nuestro territorio. Las Fuerzas Armadas tienen una estructura operativa de Cuarteles Generales Permanentes, entre los que se encuentra el Mando de Canarias, que están continuamente activados y acostumbrados a trabajar juntos, con procedimientos y funcionamiento contrastados. La decisión del Ministerio de Defensa de emplear esta estructura permanente en la lucha contra la pandemia ha sido, sin duda, la clave del éxito de la Operación Balmis. Así, hemos realizado descontaminaciones en beneficio prioritariamente de Residencias de Mayores e instalaciones sanitarias, hemos instalado Hospitales de Campaña para aliviar Centros Sanitarios con un elevado grado de ocupación, hemos apoyado la constitución y funcionamiento de Albergues para personas sin hogar por toda nuestra geografía, también hemos transportado toneladas de alimentos y agua a quién lo necesitaba. En definitiva, hemos puesto las capacidades del Ejército al servicio, como siempre, de nuestra sociedad.

Ha sido una gran satisfacción ver la respuesta de los hombres y mujeres que forman parte de nuestro Ejército ante esta pandemia. Lejos del temor a salir a patrullar o realizar cualquier otra actividad en contacto con personal de riesgo, nuestros militares se han ofrecido constantemente voluntarios para ayudar a sus vecinos, a sus paisanos en estos terribles momentos. Sin duda, la respuesta de nuestros soldados ha sido ejemplar, y esto no es más que la confirmación de los valores que les adornan, como son el amor a España, el Espíritu de Sacrificio y Servicio a la sociedad a la que se encuentran, y en esta crisis lo han podido demostrar, orgullos de servir. Pero si el comportamiento de nuestros militares ha sido ejemplar, la respuesta de la sociedad ha sido extraordinaria. Nos hemos sentido acogidos, queridos y agradecidos en todas las tierras de nuestra geografía española. Desde Figueras hasta el Hierro, desde Coruña a Melilla, los hombres y mujeres del Ejército han recibido el calor de la sociedad, que ha podido comprobar la entrega y cercanía de su Ejército en estos momentos tan terribles.

No quisiera finalizar estas letras sin indicar que este Ejército que hoy hemos visto en las calles ayudando a sobreponerse a nuestra sociedad siempre ha estado ahí, listo para actuar. Nuestra misión fundamental es la de estar preparados para intervenir en cualquier momento, y así lo hemos puesto en práctica en los últimos 30 años a través de las misiones que cumplimos en el exterior. Por primera vez en décadas, el Ejército de Tierra ha desplegado sobre la geografía española el mayor contingente de personal y medios de la historia reciente. Lo hemos hecho con precisión y oportunidad, para acudir allí donde se nos necesitaba. Para nosotros ha sido un privilegio poder demostrar a nuestra sociedad que estamos preparados y dispuestos a intervenir en su ayuda; hoy y siempre, aunque no se nos vea, estaremos ahí.

Elaborado por Carlos Palacios Zaforteza, General Jefe del Mando de Canarias, Comandante del Mando Componente Terrestre de la Operación Balmis

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin