Banca y finanzas

Iñaki Perkins deja la dirección de Wizink tras el fracaso de su salida a bolsa

  • El fondo Värde fichará a un nuevo consejero delegado
Edificio de Wizink

El director general de Wizink desde septiembre de 2014 ha decidido abandonar el banco dedicado a la comercialización de tarjetas de crédito tras el fracaso de la salida a bolsa, que se ha visto retrasada en varias ocasiones por la falta de interés, las turbulencias del mercado y los riesgos por la oleada de denuncias por los intereses abusivos que aplica.

La entidad ha anunciado la próxima incorporación de un nuevo consejero delegado para los próximos meses, tiempo en el que Perkins continuará vinculado a la firma para asegurar "la transición ordenada". Según un comunicado, el directivo "ha contribuido al crecimiento continuado". La entidad gestiona más de 3.300 millones de euros en saldos de tarjetas de crédito en España y Portugal, así como más de 3.300 millones de euros en depósitos y cuentas de ahorro.

"En nombre de todo el equipo de Wizink, me gustaría agradecer a Iñaki su visión y su trabajo durante todos estos años. Bajo su liderazgo, Wizink ha desarrollado con éxito numerosos proyectos estratégicos como las sucesivas integraciones de los últimos ejercicios y se ha convertido en uno de los líderes de su segmento en España y Portugal. Le deseamos mucha suerte en su próxima etapa", destaca en una nota el presidente no ejecutivo, José Luís del Valle.

Fuentes de la entidad sostienen que la salida de Perkins no es consecuencia de el aplazamiento de la salida a bolsa, ya que nunca se ha fijado un plazo temporal para el debut en el mercado. Además, indican que en la actualidad existen infinidad de riesgos para una colocación ante la inestabilidad del Bréxit y la desaceleración económica.

Reordenación del negocio

La entidad pertenece desde el año pasado en su totalidad al fondo Värde Partners, que adquirió la mitad del capital al Santander tras una reordenación del negocio con el Popular. El fondo norteamericano pretende desinvertir este activo para obtener rentabilidad, ya que hace cinco años que adquirió su actividad. Wizink es heredera de Barclaycard y el banco de particulares de Citi, que compró el Popular y que luego vendió una parte a Värde.

Con el retraso de la salida a bolsa con la que desprenderse de una participación el fondo ha decidido reforzar su estructura para potenciar el negocio. Así, sumará un nuevo consejero que asumirá la presidencia de la Comisión de Auditoría. "Este movimiento refleja la apuesta de Wizink por desarrollar aún más los estándares de gobierno corporativo y aporta al banco experiencia y asesoría estratégica para explorar nuevos ámbitos de negocio". señala la propia entidad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin