Banca y finanzas

Exinversores de Popular centran la lucha en Europa en ser compensados

  • Reconocen la dificultad de que se dé marcha atrás a la intervención del banco
Foto de archivo

Los exinversores del Popular que han planteado batalla judicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) contra la decisión de la Junta Única de Resolución (JUR) de intervenir el banco miran con escepticismo el transcurrir de la causa. El tribunal de Luxemburgo, único organismo que puede revertir una decisión tomada por una institución europea, mantiene abierto el proceso por los recursos presentados por parte de antiguos accionistas del Popular para dar marcha atrás a la intervención del banco y posterior compra por parte del Santander.

La sentencia, a finales de 2019

"Dar marcha atrás no es imposible, pero es muy difícil", reconoce una de la parte afectadas por el fin del Banco Popular y que batalla en el tribunal de Luxemburgo. La sentencia del TJUE se espera para finales de 2019 o principios de 2020, como muy tarde, una fecha en la que el Santander ya habrá absorbido por completo la entidad antes gobernada por Emilio Saracho. Por tanto, el principal objetivo de las acciones judiciales por parte de los antiguos inversores de la entidad se centra en conseguir una compensación adecuada por parte de la JUR y la Comisión Europea, las instituciones que decidieron resolver el Banco Popular. Las mismas fuentes consideran que si se logra una compensación, se darán por finalizados los asuntos.

La situación actual de la que era la sexta entidad del país a un año y tres meses de su caída tiene una difícil marcha atrás. El grupo cántabro ya ha reestructurado la mayor parte del negocio en distintas operaciones.

De un lado, ha traspasado el 80% del ladrillo del Popular al fondo Blackstone, ha reorganizado las alianzas en materia de seguros, tarjetas de crédito y cajeros, ha vendido la filial que tenía el banco en EEUU por 444 millones de euros y, entre otros pasos, ya ha integrado los servicios centrales con una reducción de plantilla de mil empleados. Además, el grupo prepara para inicios del año que viene la integración tecnológica de las sucursales, que conllevará más ajustes de personal, además de la reducción de oficinas. Banco Santander ha anunciado que la marca Popular desaparecerá a partir de junio de 2019.

Proceso congelado

De momento, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea mantiene congelado el procedimiento de reparación de daños a los antiguos accionistas, hasta resolver primero si da o no marcha atrás a la resolución de la entidad.

El gran handicap que tienen los distintos abogados para defender a sus clientes es la falta de información aportada por parte del Banco Central Europeo (BCE) y de la JUR sobre todo lo que envuelve al fin de la entidad. De hecho, el BCE se ha sumado a la práctica ya habitual de la JUR de facilitar algunos documentos, pero con parte de la información censurada.

La resolución del Popular afectó a 305.000 accionistas, que perdieron toda su inversión. No obstante, el Santander abrió un mecanismo de compensación para que los clientes minoristas recuperasen su dinero a través de la colocación de bonos a siete años.

En los meses previos a la resolución, el banco vivió una lucha interna por el poder y una sangría de los depósitos por parte de los clientes, que le dejó sin liquidez.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Francisco
A Favor
En Contra

Lo fundamental --un nene de 10a te lo puede explicar-- es que el banco ha sido expoliado, vaciado, liado en su contabilidad pero no solo en la ultima ampliacion sino en las ultimas dos decadas por lo menos. Vaciado financiando las actividades de las sectas integristas relacionadas con el opus dei --yo recibi de la mano del presidente 3 kombis mercedes mb-130 y un credito que hoy correspondria a 1m de euros con intereses simbolicos para una sectucha integrista que ni siquiera era el opus. Imagina lo que ese banco desvio al opus.

Llego la crisis, las perdidas dispararon y ya no consiguieron tapar mas la contabilidad.

Que hacer?? Una maniobra a lo opus: pasar el muerto a Saracho, venderlo a quien lo quiera --o a quien la masoneria mande-- por el precio que sea y entretenernos con la ultima ampliacion y la venta al Santander. Y se quitan de enmedio con el dinero desviado para dejar que ahora se peleen por minucias, ampliaciones, botines o sarachos. Y de chunga hasta inventan "planes demoniacos" y escriben libros...

Y la culpa a Botin. ?!?!

GOBIERNO: dejen de tomarnos el pelo. Investigue a los que gobernaron ese banco durante decadas. Investigue las falsificaciones de contabilidad ANTES DE LA AMPLIACION DE CAPITAL DE 2013. Investigue la red del opus dei para, con informacion privilegiada, mandar a sus esclavos comprar y vender acciones del banco segun conviniese en cada momento.

Puntuación 4
#1
nicaso
A Favor
En Contra

Bueno el Santander sólo abrió una linea de compensación para unos determinados accionistas minoritarios cuyas acciones estuviesen depositadas en el mismo banco, el resto a comerse los mocos.

No darán marcha atrás porque sería el azmereir pero si deberían fijar una indemnización adecuada a todos los accionistas y bonistas sin tener que andar metido en `peleas judiciales que cuestan una pasta.

Puntuación 10
#2