Banca y finanzas

La banca recauda casi la cuarta parte de los ingresos a través de comisiones

  • Las tasas en seguros o fondos de inversión mitigan la caída del margen
Foto de archivo

La reactivación económica, el auge de los productos de inversión y protección, y el inicio de cobro por servicios antes gratuitos permite a la banca ingresar en la actualidad casi uno de cada cuatro euros por medio de comisiones. La contribución del cobro de tarifas oscilaba entre el 18% y el 31% en la línea del margen bruto entre entidades al cierre del pasado ejercicio, según revela un estudio de Analista Financieros Internacionales (Afi).

Entre la gran banca, la primera en enseñar las cuentas trimestrales -con la excepción del Popular-, la capacidad de recaudación toca un máximo en CaixaBank, donde las comisiones generan el 31,06% del margen bruto; mientras que en Sabadell o BBVA se limitan al 18,5 po ciento y 19,16%. Ahora bien, esta menor contribución se explica en que su margen se nutrió en mayor medida que en otros bancos de las plusvalías cosechadas en la cartera de renta fija aprovechando el buen momento de los mercados.

El sector ha reenfocado estrategia para compensar el menor flujo de facturación derivada del negocio tradicional del crédito ante la escasa demanda, y por la presión de un euríbor en caída libre y la retirada de las cláusulas suelo. Esta presión obliga a dejar de depender tanto del margen de intereses, y para mitigarla apostaron por un desarrollo superior de productos de ahorro, como fondos de inversión, y los seguros, que comienza a dar frutos.

La recaudación vía tarifas volvió así a repuntar en 2015, poniendo fin a la pertinaz caída sufrida desde 2007, aunque su peso resulta todavía inferior al logrado en Europa.

Una reciente estadística del Banco Central Europeo (BCE) sobre los parámetros de negocio y supervisión -solvencia, liquidez, saneamiento, etc- de las 124 entidades significativas que vigila directamente revela que las comisiones generaron el año pasado el 23,67% de los ingresos operativos en la banca española, frente al 28,22% en todo el sector europeo. En Alemania esta proporción alcanzaba el 30,93%, en Francia al 32,25% y, curiosamente, en las entidades italianas ronda el 35,7 y el 32,3 en las portuguesas.

El cobro por servicios divide teóricamente al sector, con entidades como Bankia con una decidida estrategia de comisiones cero para captar y vincular al cliente y otras reprobando gravar por el uso de prestaciones como el cajero automático. El Santander se situaría en el extremo contrario, defendiendo el cobro por servicios y aplicando tarifas por disfrutar de la Cuenta 1,2,3, el programa con mayores retribuciones al ahorro del mercado.

En su generalidad, sin embargo, buscan maximizar la suscripción de productos generadores de comisiones, ante la imperiosa necesidad de mejorar la insuficiente rentabilidad. El Banco de España les instó recientemente, incluso, a asociar tasas a las prestaciones de la banca digital porque acarrean un coste que defiende deben repercutir.

Empeora la eficiencia

Los costes de reestructuración, ajustes de plantillas y red, pasan aún una alta factura a las entidades. Según un estudio de Afi, el ratio de eficiencia recurrente, que mide el peso de los costes sobre ingresos habituales, empeoró del 69,8 al 74,6% en la banca española el año pasado. Sus cálculos revelan que, a pesar de los esfuerzos, la rentabilidad sobre recursos propios (Roe) del negocio doméstico también minoró del 4,3% al 2,8%. Para empujar este vital parámetro el sector cuenta con dos palancas: reducir costes, con lo que implica de sacrificios, o elevar los ingresos, donde juegan mayor peso las comisiones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud