Banca y finanzas

La banca española genera un 30% más de ingresos con los tipos que la europea

  • El margen de intereses construye un 81,1% de la facturación frente al 62,3% europeo
     

El escenario de tipos se ha traducido en ingresos crecientes para la banca desde 2021, especialmente en la española. Las grandes entidades nacionales construyen el 81,1% de sus ingresos operativos gracias al margen de intereses, que básicamente recoge el negocio típico de otorgar crédito y remunerar el ahorro de clientes; una proporción muy superior al 62,3% de contribución media que el mismo margen proporciona a la facturación del sector bancario en el conjunto de Europa.

Son datos divulgados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) en el último "Cuadro de Indicadores de Riesgo" publicado, correspondiente al primer trimestre de 2024 y donde el sector financiero español destaca entre los que mayor provecho sacan a los tipos.

Apenas seis sistemas financieros superan el porcentaje español. La mayor contribución corresponde a Lituania (el margen financiero aporta un 97,8% de los ingresos ordinarios), seguido por Polonia (87,3%) y Malta (86,1%), situándose en la cola Liechtenstein (19,9%).

Entre los grandes mercados, Francia construye apenas un 41,1% de sus ingresos operativos con dicho margen; Alemania el 53%, Italia el 59,4% y Portugal, más parecido a la banca española, alcanza el 79,3%.

La mayor sensibilidad a la subida de tipos está íntimamente ligada al modelo de negocio. La banca española cuenta con una de las mayores carteras en balance de hipotecas contratadas a tipo de interés variable y que se ha podido, por tanto, repreciar con el avance del euríbor, frente a sistemas como el galo o germano, con mayor posición en préstamos con cuotas fijas.

A esta situación se une que no se haya declarado una guerra por el pasivo, algo que ha permitido disparar el margen financiero por la escalada de los precios en los créditos mientras que apenas se retribuían los depósitos.

La situación ha comenzado, sin embargo, a cambiar y mientras que el precio de los créditos ha tocado techo, la remuneración de los depósitos ha ido a más. La banca pagaba en marzo pasado un 2,49% TEDR -similar a la TAE sin comisiones- por el ahorro nuevo de familias frente al 0,06% de finales de 2021, cuando el euríbor estaba en negativo. La TAE de las nuevas hipotecas subió en el mismo plazo desde el 1,50% al 3,59% y en los últimos meses ha recortado tasas con el repliegue del euríbor.

La mejora de la cuenta con el avance de los tipos ha permitido a la banca, en cualquier caso, elevar su rentabilidad. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) de las grandes entidades españolas se situó en marzo en el 12,4%, por encima del 10,6% de media europea y del 6,3% de Francia, pero inferior al ratio de Italia (15%) y de Portugal (17,4%).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud