Banca y finanzas

CaixaBank apuntala su inmobiliaria Building Center con ajustes en su capital por 1.900 millones

  • Enjuga pérdidas y sitúa a la compañía en situación patrimonial sostenible a largo plazo
  • La operación implica una reducción del 95% en el capital social
Torres La Caixa. Archivos.

CaixaBank acomete una macrooperación financiera en su inmobiliaria Building Center que le garantiza una situación patrimonial sostenible por los requisitos legales a largo plazo. El banco ha reducido el capital de la compañía en 1.900 millones de euros o el equivalente al 95% en dos tramos. El primero, por importe de 773,94 millones, para enjugar las pérdidas existentes y no compensadas contras las reservas sociales disponible. Y en un segundo tramo, redujo otros 1.126 millones, dándole confort a largo plazo en lo que respecta a su situación patrimonial.

La operación doble la aprobó el banco en una junta de accionistas de Building Center celebrada el pasado día 26 y bajará el capital social final desde 2.000 millones a poco más de 100 millones, según información de la compañía divulgada en el Registro Mercantil. La reducción de capital es un recurso habitual para enjugar pérdidas en las sociedades inmobiliarias de la banca.

La filial de CaixaBank encajó el pasado año pérdidas por valor de 297,32 millones, números rojos un 82% superiores al ejercicio previo. De acuerdo al informe anual del banco, contaba además con 468,54 millones en reservas negativas aunque su capital social superaba los citados 2.000 millones.

Unos 36.000 inmuebles

BuildingCenter es la sociedad del grupo encargada de la gestión de los activos inmobiliarios en España, que proceden en gran parte de adjudicaciones por impago de deudas o al renegociar su cancelación.

La compañía cuenta con unos 36.000 inmuebles de diferente tipología (viviendas, parkings y trasteros tanto en venta como en alquiler). Al cierre de 2023 y según la memoria anual del banco, CaixaBank disponía de una cartera de activos con un valor bruto de 4.188 millones tras reducirla un 14,86% respecto a los 4.118 millones del año anterior.

De la cuantía total 2.470 millones eran activos inmobiliarios procedentes de hipotecas, 849 millones ligados a créditos para construcción y promoción inmobiliaria y 799 millones recibidos en pagos de deudas y otros activos. Su valor neto contable se limita a 2.824 millones de euros, una vez deducidas las provisiones para saneamientos realizadas por la entidad.

Para mejorar la gestión de los activos adjudicados, optimizar su desinversión y abaratar también costes, Building Center sacó el pasado año al mercado el contrato de prestación de servicios, troceando un contrato que originalmente estaba en manos de Servihabitat.

Reparto con los servicers

En la carrera se impusieron Solvia-Intrum, Azzam (Azora) y Haya Real Estate, hoy integrada en Intrum pero que concurrió en origen como propiedad de Cerberus. Su importancia provocó la concurrencia de las principales plataformas: Hipoges, Anticipa/Aliseda y doValue (antes Altamira), además deServihabitat, participada al 20% por CaixaBank y en el 80% por el fondo estadounidense Lone Star.

La compañía secundaba así la estrategia previamente por la Sareb, que logró abaratar los contratos de sus servicers con una licitación. En su caso se impusieron Hipoges y Aliseda/Anticipa para gestionar préstamos e inmuebles por casi 25.300 millones.

En la nueva asignación de servicios que realiza Building Center figuran también los inmuebles procedentes de Bankia, que están en Living Center, controlada a su vez en su integridad por la inmobiliaria de CaixaBank y de los que se continúa ocupando Haya Real Estate.

El grupo decidió en su día mantener el contrato de este último servicer con Bankia para evitarse la compensación por ruptura de alianza y se ha mantenido en la reasignación posterior de servicios.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud