Banca y finanzas

Santander transfiere a BlackRock 560 millones en créditos a infraestructuras

Santander y BlackRock confluyen en intereses para una macrooperación en infraestructuras. El banco ha transferido a la gestora estadounidense una cartera de financiación sana de infraestructuras por 600 millones de dólares (559 millones de euros). El porfolio incorpora créditos productivos concedidos a sectores de las comunicaciones, energía, electricidad y transporte, pero se trasvasa en una operación similar a la que se instrumenta en el caso de activos improductivos o más conocidos en la jerga financiera como NPLs.

En la práctica, la gestora estadounidense se convierte en financiador de esas infraestructuras y reforzará un negocio donde en enero dio un salto de escala con la compra del fondo de infraestructuras Global Infrastructure Partners (GIP) por alrededor de 12.500 millones de dólares (unos 11.400 millones de euros). Uno de sus principales activos es el 20% de Naturgy que el fondo compró en 2016 a Repsol y Criteria.

El mayor fondo del mundo enmarcó la operación con el Santander en su estrategia para crecer en este nicho de negocio. "Nuestro negocio de infraestructura está focalizado en operaciones financieras que sean beneficiosas para todas las partes, que resuelvan necesidades tanto de entidades financieras como de empresas, al tiempo que se genera rentabilidad para los inversores a largo plazo", explicó en un comunicado el vicepresidente de BlackRock, Gary Shedlin.

Shedlin destacó también la "larga relación" que BlackRock mantiene con Santander, y mostró su deseo también de contribuir al crecimiento del negocio de financiación de proyectos del banco, según EP.

"Nos alegra anunciar esta operación, que subraya nuestro compromiso con la rotación de deuda privada. Al mover proactivamente nuestros activos no solo fortalecemos nuestra posición financiera, sino que también generamos capital adicional para crecer de forma rentable", indicó a su vez el director financiero de Banco Santander, José García Cantera.

Cuando se transfieren carteras de crédito bajan los activos en riesgo de las entidades y liberan capital que les permite realizar más financiaciones. Son transacciones que normalmente se instrumentan a través de titulizaciones.

El Santander ha sido tradicionalmente una de las entidades más activas en ventas de porfolios, aunque de deuda vencida y de activos adjudicados. A principios de año, el grupo cántabro adjudicó a Fortress y Balbec Capital sendas operaciones sobre préstamos en su mayoría garantizados por inmuebles y con un capital bruto superior a los 250 millones. En menos de un año, el grupo ha sacado de su balance activos improductivos por un valor superior a los 2.100 millones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud