Banca y finanzas

Santander reitera que no incumplió las sanciones por la cuenta vinculada a Irán tras una investigación interna

  • Antes de la noticia contactó los reguladores de EEUU y Reino Unido
  • Explica que se cerró en 2022 por motivos ajenos a las acusaciones
Banco Santander. EE
Madridicon-related

El Banco Santander ha lanzado un comunicado entre sus empleados aclarando y reiterando que no incumplió las sanciones por la cuenta corriente supuestamente vinculada a Irán, tal y como publicó el Financial Times, donde apenas había 15.000 euros. "Hemos llevado a cabo una investigación exhaustiva sobre las alegaciones y las circunstancias relacionadas con la apertura y el uso de la cuenta a la que se hace referencia en el artículo, así como sobre las personas relacionadas. Por lo tanto, podemos afirmar categóricamente que el Santander no ha constatado ningún incumplimiento por su parte de las sanciones de EEUU contra Irán en relación con estas alegaciones", exponen.

La institución bancaria ha tomado esta medida para hacer frente a la inestabilidad generada por la noticia, una respuesta basada en la protección de su reputación y por motivos legales. El Santander explica que han tomado decisiones externas e internas por este motivo en el comunicado, que firma Juan Manuel Cendoya, responsable global de Comunicación y Marketing. "El Santander es plenamente consciente de su obligación de cumplir con todos los regímenes de sanciones pertinentes", cierran su defensa pública, recogida en una serie de puntos:

La investigación estándar requerida llevada a cabo por la banca determinón "determinó que el titular de la cuenta no estaba incluido en ninguna lista de sanciones, y que la empresa era, según los registros públicos pertinentes, propiedad de personas que no estaban identificadas como sujetas a sanciones", indican. "En ningún momento el Santander UK tuvo conocimiento de que el titular de la cuenta fuera propiedad en fideicomiso de una empresa iraní sancionada por Estados Unidos, como se alega en el artículo, ni el banco podría haber identificado el fideicomiso basándose en una revisión de los registros públicos", defienden.

El Santander defiende que la cuenta se cerró en 2022 por motivos ajenos a las acusaciones que expuso el Financial Times. "Ni el titular de la cuenta ni los propietarios identificados de la empresa fueron objeto de sanciones durante la vigencia de la cuenta y ninguno lo es en la actualidad. Los importes negociados en la cuenta mientras estuvo abierta fueron insignificantes", apuntan en este sentido.

"También hemos llevado a cabo una revisión más amplia de otras personas asociadas con entidades e individuos identificados en el artículo y no hemos encontrado ningún incumplimiento de sanciones en ninguna otra parte de las operaciones globales del Santander", explican a los empleados de la corporación.

La actuación también se produjo antes de la publicación de la información, ya que el Santander remarca que contactaron con las autoridades reguladoras competentes en Reino Unido y Estados Unidos para informarles, una comunicación que continúa hasta la fecha "destacando que no se ha identificado ninguna transacción con nexo jurisdiccional con EEUU que implique a ninguna de las partes sancionadas mencionadas en el artículo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud