Banca y finanzas

GBS y Nona Capital se unen para invertir 500 millones al año con foco especial en inmobiliario

Nuevo equipo de GBS REIM. De izq. a dcha, Javier Rexach, socio cofundador de GBS SSG y GBS REIM, Gonzalo Gutiérrez de Mesa, cofundador y responsable de GBS REIM; Álvaro Larraz, executive director de GBS REIM, y Octavio Rueda, senior associate de GBS REIM.

GBS Finance amplía su abanico de negocios de la mano de Nona Capital. La unidad Special Situations Group (GBS SSG) que el banco de inversión lanzó en 2021 junto a un equipo de banqueros procedentes de Alantra para abordar el mercado de activos improductivos e inmobiliario y la firma de gestión de inversiones alternativas unen fuerzas para crear GBS Real Estate Investment Management (REIM). Se trata de una plataforma que buscará identificar y entrar en proyectos de inversión en el sector inmobiliario, de deuda alternativa y distressed movilizando capital privado e institucional.

Al frente de la nueva unidad se sitúa Gonzalo Gutiérrez de Mesa, fundador de Nona Capital, cofundador junto a Hipoges de la plataforma hipotecaria Finanwin y quien ha sido managing partner y consejero delegado del servicer Finsolutia hasta 2021. Los promotores atisban oportunidades para invertir más de 500 millones de euros al año en diferentes programas y ya han acometido el análisis de proyectos para ejecutar el despliegue de los primeros 100 millones.

Activos tóxicos

Para GBS SSG supone el paso natural de completar sus servicios de asesoramiento a clientes con la asunción de "un gorro más de gestión y de compra, de inversor que abarca distintas tesis", explica Javier Rexach, socio fundador de GBS SSG y de GBS REIM. "Damos un paso más allá, al posicionarnos en el buy-side para que, con diferentes fuentes de capital, nos acompañen en las distintas tesis que hemos identificado", añade Gutiérrez de Mesa.

La nueva unidad buscará movilizar fondos y emprender, en régimen de coinversión, proyectos previamente localizados o diseñados y en los que se involucrará en su desarrollo. Su prisma se dirigirá a distintos inversores (fondos, aseguradoras, etc), en función de los programas que aborden y sus perfiles y estrategias. "Queremos encontrar y tener compañeros de viaje estables, que sean sostenibles a largo plazo y que nos acompañen en este viaje", explica Gutiérrez de Mesa.


Un ámbito donde detectan oportunidades es en el mundo de activos improductivos "donde encontremos una fuente de capital que no solo quiere participar en el proceso y recibir un asesoramiento sino donde le podemos acompañar en comprar y gestionar toda esa recuperación y donde ponemos en valor toda nuestra experiencia", ilustra.

El cofundador de Nona Capital y el equipo de GBS SSG acumulan, precisamente, años de experiencia en el desagüe tóxico de la banca, como gestor de los activos desde servicers y como asesores a entidades y fondos en las transacciones. El equipo que lideraba en Finsolutia llegó a gestionar más de 5.000 millones de euros para los principales fondos y private equity del mundo. Dentro de FS Capital, Gutiérrez de Mesa fue también miembro del comité de inversiones de fondos de inversión en real estate y deuda oportunista y cofundó el fondo Izilend, vehículo de financiación alternativa. Antes y desde Alexa Inmocapital asesoró y gestionó transacciones por más de 500 millones de euros en España, Alemania y Chile.


La unidad GBS SSG ha cerrado a su vez ya 15 operaciones con más de 1.200 millones de valor bruto para todo tipo de clientes desde su lanzamiento a finales de 2021 y sus fundadores acumulan más de 15 años de experiencia en esta actividad. El equipo de banqueros procedentes de Alantra y PwC participaron desde primera línea en el asesoramiento para la venta de carteras de préstamos morosos y activos adjudicados en España, Chipre, Grecia, Rumanía, Portugal, Francia o Italia por un valor nominal bruto cercano a los 40.000 millones durante el profundo proceso de saneamiento de la banca.

Vivienda para jóvenes


El foco de GBS REIM amplía el espectro de actuación más allá y entrarán en financiación directa y proyectos inmobiliarios. "Vemos que hay casos muy atractivos con la financiación alternativa en la medida que los bancos también se han ido retirando de la inversión en real estate, del mundo de la promoción y otras diferentes tesis que estamos viendo donde creemos que se puede colocar capital con retornos muy atractivos", explica Gutiérrez de Mesa. En la financiación alternativa entran también procesos de reestructuración de deuda corporativa, siempre que haya activos de colateral.


El mundo inmobiliario lo encaran con los propios desafíos que enfrenta el país. Una de las grandes asignaturas del mercado es, explica, el "problema evidente de accesibilidad a la vivienda por parte de los jóvenes" por los precios de los inmuebles y la subida del coste de la financiación. "El 70% de la gente joven, aproximadamente, de entre 18 y 35 años, viven con sus padres. Esto en Europa está por debajo del 50% y en los países nórdicos la gente joven termina el colegio y se emancipa. Ahí creemos que hay un problema evidente de accesibilidad y creemos que hay un hueco importante" para la inversión, relata.

En paralelo ven oportunidades en el relevante stock de activos comerciales y de oficinas que "se han quedado obsoletos" y "sin demanda" por cuestiones como el teletrabajo y "requieren un reposicionamiento" o su conversión en residencias flexibles. "Y por último, como país, tenemos también un reto de índole demográfico. Cada vez somos más mayores, llegamos a más edad y en mejores condiciones y eso requiere probablemente poner en el mercado otro tipo de productos que no es la residencia clásica de ancianos", añade. La nueva unidad ve potencial en replicar la Florida de EEUU, con activos para una población que busca el buen clima y el descanso. "Son nichos donde identificamos que hay rentabilidades atractivas ajustadas a riesgo y donde se puede tener un impacto positivo en lo que estamos haciendo", argumenta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud